Cargando...

Eternamente gracias, Beto

Eternamente gracias, Beto

Eternamente gracias, Beto

POR FEDERICO LóPEZ FREY

Norberto Alonso cumple años y en River se recuerda con el cariño de siempre a uno de los máximos ídolos de la institución, que ganó todo y se retiró como campeón del mundo.

El 4 de enero es una fecha especial para el hincha de River. El Millonario festeja, como todos los años, el cumpleaños del enorme Norberto Osvaldo Alonso, uno de los más grandes de todos los tiempos.

El Beto, nacido en 1953, integra una selecta lista de ídolos que tranquilamente podrían ser considerados el referente más grande de la historia, junto a Ángel Labruna, Amadeo Carrizo, Enzo Francescoli y Ariel Ortega, entre otros.

El romance entre River y Alonso comenzó en 1971, año en el que debutó -el 8 de agosto, triunfo por 2 a 1 contra Atlanta- y comenzó el primer ciclo en River, que duró hasta 1976. En ese lapso, el Beto jugó 174 partidos y marcó 70 goles.

Claro, Alonso ya se fue como ídolo, porque logró el bicampeonato de 1975, el que cortó la racha de 18 años sin títulos para La Banda. Pero, para la alegría de los hinchas, sólo estuvo una temporada alejado de Núñez.

Luego de jugar en Olympique de Marsella, en 1977 retornó a su casa y disputó otras cinco temporadas con el Millonario. En este segundo ciclo obtuvo 4 títulos locales, incluido el bicampeonato de 1979.

Una pelea con Alfredo Di Stéfano, técnico de River en 1981, generó una nueva partida, esta vez hacia Vélez, donde pasaría los siguientes dos años. Pero en 1984 regresó para convertirse en leyenda.

Siguió con la grata costumbre de desparramar magia por todas las canchas, incluida la Bombonera, donde en 1986 dejó mudos a todos los hinchas locales con dos goles -uno de ellos, con la pelota naranja- que le dieron a River el triunfazo por 2 a 0 y dar la vuelta en La Boca.

El Beto ganó el campeonato de 1986, pero le faltaba la consagración internacional junto a River. Y el enorme ídolo lo logró, siendo clave con un gol en la final de la Copa Libertadores que puso al Más Grande por primera vez en lo más alto del continente.

Y quedaba un capítulo más en una historia de película. Alonso, campeón del mundo con la Selección Argentina en 1978 -jugó 3 partidos-, quería llevar a River a lo más alto del planeta. Y lo logró aquel histórico 14 de diciembre en el que, con una avivada suya, Antonio Alzamendi marcó el tanto con el que el Millonario venció a Steaua Bucarest.

Y se retiró campeón, como dice la canción que hace años le dedica la hinchada a uno de los que son realmente grandes. Hoy cumple años el de la pelota naranja, el que nació en el club, el que cortó la racha sin títulos, el campeón de América, el campeón del mundo. O el Beto, para resumir. ¡Feliz cumple, ídolo!

+ Votá al Beto entre los máximos ídolos.

+ Los Superclásicos inolvidables.

+ Jugadores con tres ciclos en River.

+ Máximos goleadores de la historia.

+ Los regresos más significativos.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar