Cargando...

Gallardo, el ganador

Gallardo, el ganador
30/07/17OPINIÓN

Gallardo, el ganador

POR MARÍA AGUSTINA AMPRIMO

"River en este momento viene de conseguir algo muy importante y nosotros tenemos que redoblar la apuesta. Tenemos que intentar ir por más, volver a esos primeros lugares de los que los hinchas hemos hablado tantas veces". Con estas palabras, se presentaba Marcelo Gallardo como nuevo DT de River, el 6 de julio de 2014. Hablaba de ir por más, de no quedarse quietos, de conseguir lo que el club tanto se merecía, de volver a darle esa grandeza de la que siempre se habló.

A tres años de su asunción podemos decir que no sólo volvimos, sino que nos quedamos.

Hace tres años asumía y el periodismo ya alzaba la vara cuestionando si podría superar a Ramón Díaz, o mínimamente si lo podría alcanzar. Hace tres años las miradas estaban puestas en que haber sido un icónico jugador no te convierte en un hábil entrenador. Hace tres años todo empezaba. Empezó y no paró.

En números, tiene más títulos que años como entrenador: Copa Sudamericana 2014, en la que fue campeón invicto y además dejó afuera a Boca en esa semifinal con un glorioso gol de Pisculichi y la histórica atajada del penal de Barovero a Gigliotti (una perlita, je); Recopa Sudamericana 2015 y Copa Libertadores 2015, con un River que tuvo que afrontar una fase complicada de grupos, le ganó 1 a 0 a Boca en el Monumental y luego atravesó el desafortunado escándalo del gas pimienta en la Bombonera, pero supo imponerse y consagrarse nuevamente campeón.

Llegaba el momento de las bajas. Luego del viaje a Japón y ganar la Suruga Bank se enfrentó a Barcelona, quien lo derrotó por 3 a 0. A mitad de año, los que habían sido algunos de los hombres clave y necesarios del plantel, comenzaron a decir adiós. Tales fueron los casos del colombiano Teo Gutiérrez, Ariel Rojas, Fernando Cavenaghi, Ramiros Funes Mori, Carlos Sánchez y Matías Kranevitter. Después de la Copa Libertadores 2016, también partieron del club Marcelo Barovero, Leonel Vangioni y Gabriel Mercado.

River debía formarse nuevamente, acomodarse y volver a encarar. Y lo logró: ganó la Recopa Sudamericana 2016 y Copa Argentina 2016, dejando claro la impronta ganadora que este DT había impuesto en el club.

Quizás lo mejor que tiene Marcelo Gallardo es su mentalidad de ganador, de no conformarse. Ser ambicioso sin dejar de ser inteligente. Arriesgando todo pero siempre guardándose algo, cuidando a su equipo.

Quizás lo mejor que tiene es su temperamento y que sabe enfocarse en lo importante. Va firme, decidido y además tiene autocrítica. Palabras más, palabras menos, el tipo se ocupa de River y sólo de River. Quiere ganar, quiere ir por más. No entra en chicanas ni en las banalidades del folclore del fútbol. Hasta pareciera que nunca se enoja. Callado y con la vista en River estuvo 90 minutos recibiendo insultos sin parar de un hincha de Boca en el último Superclásico en la Bombonera. No se quejó con nadie, terminó el partido, le tiró un besito y se fue ganador (emoticón monito).

El respeto por la institución que lo formó de chico, el perfil bajo, la templanza a la hora de las declaraciones y la búsqueda de nuevas alternativas frente a cambios abruptos, fueron las estrategias para devolver a River a lo más alto, a lo más grande.

"Me siento muy feliz de poder asumir este reto, esta posibilidad y este desafío que genera dirigir uno de los clubes más grandes. Creo que he nacido para esto, para asumir los grandes desafíos y no lo quiero desaprovechar". Y mirá si no lo habrá aprovechado.

+ MINA: Unión está tras sus pasos.

+ BARCELONA: Ya preguntó por Claudio Echeverri.

+ ALMEYDA: "No pienso en volver a River".


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar