Rosario Central venció a Platense en la final de la Copa de la Liga Profesional y consiguió el título en el Madre de Ciudades, que no presentó su mejor versión. El moderno estadio de Santiago del Estero mostró un campo de juego muy dañado y en mal estado. Una situación que despertó algunas alertas pensando en la definición del próximo viernes con el Trofeo de Campeones.

River y Rosario Central volverán a verse las caras para la definición del último título del año. Lo que parecía un hecho confirmado, posiblemente se convierta en incertidumbre en las próximas horas. Es que el Canalla hizo todo lo que tuvo a su alcance para tratar de trasladar el encuentro con el Calamar a otra ciudad. Y es muy probable que suceda lo mismo con la final del Trofeo de Campeones, con el pedido unánime de los dos clubes.

¿Por qué cambiaría la sede de la final del Trofeo de Campeones?

Además del muy mal estado del campo de juego, hay otras cuestiones a considerar.Por un lado, la capacidad total del Madre de Ciudades es de 30 mil espectadores, pero con los pulmones entran un poco más de 27 mil hinchas. Demasiado poco para la demanda de entradas que tiene River y la cantidad de público que podría asistir a una final de estas características.

Además, hay otros dos factores que entran en discusión: los pocos vuelos y la poca capacidad hotelera para que la delegación y los hinchas de todo el país puedan trasladarse hasta Santiago del Estero en un mismo fin de semana. Ya sucedió hace un par de años atrás, cuando River enfrentó a Colón y tuvo que alojarse en la localidad de La Banda, que se encuentra a casi 5 kilómetros del Madre de Ciudades.

¿Dónde podría jugarse la final del Trofeo de Campeones entre River vs. Rosario Central?

En caso de que River y Rosario Central soliciten el cambio de escenario para la final del Trofeo de Campeones, una de las sedes que corre con ventaja es el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Si bien en el último tiempo el estadio mundialista tampoco presentó un campo de juego en óptimas condiciones, estaría un poco mejor que el de Santiago del Estero. Pero además cuenta con la ventaja de mayor capacidad en las tribunas (42.000 especadores) y más comodidades para ambas delegaciones y parcialidades.

Por su parte, el Mario Alberto Kempes siempre es un escenario posible, pero hay un dato no menor: este fin de semana se presentó la banda de rock Divididos y es probable que el campo de juego haya quedado en muy malas condiciones. En el caso contrario, es una de las alternativas que también podría cobrar fuerza si River y Rosario Central piden en conjunto el cambio de escenario.