Leonardo Ponzio no se detiene y sigue ligado al deporte pese a ya no ser más jugador profesional de fútbol. Una vez que colgó los botines –allá por diciembre de 2021- se fue a Las Rosas, su pueblo en Santa Fe, y estuvo jugando en Williams Kemmis, el club que lo formó y del que es vicepresidente. Lamentablemente una rotura de ligamentos lo alejó de las canchas.

 

Una vez recuperado tuvo su partido homenaje en un Monumental repleto que ovacionó de pie al futbolista con mayor cantidad de títulos de la historia del club. En aquella fiesta su juntó toda la familia riverplatense y hubo ídolos de todas las épocas para acompañar al León. Además estuvo su familia y hubo un show musical muy emotivo que tuvo a Soledad Pastorutti como protagonista.

Ya para la segunda mitad de 2022, el León se metió de lleno en la Secretaría Técnica que comanda Enzo Francescoli. Así el Capitán Eterno está en el día a día de River, como corresponde que estén los ídolos del club. Ponzio vendría a ser un nexo entre la dirigencia, el plantel y el cuerpo técnico, una figura importante para que todos los engranajes funcionen a la perfección.

El León polista

Pero Ponzio no se queda quieto y en esta oportunidad jugó su primer encuentro como polista, una afición que tiene desde hace años y que está vinculada a la vida en el campo que tanto le gusta. Leo Ponzio forma parte del equipo La Zeta, que se encuentra jugando la etapa Centauros en el Tour de Polo, su hándicap es de 0 y en su equipo está Alfonso Pieres, Felipe Llorente y Gonzalo Del Tour. En su primera presentación en General Rodríguez cayeron por 10 a 6 ante Bel Polo. Ponzio volverá a jugar el próximo jueves cuando La Zeta enfrente por la segunda fecha a Mercado de Cañuelas.

Su vínculo con el Polo

La relación del León con el mundo del Polo viene hace años, de hecho en más de una oportunidad se lo pudo observar celebrando junto a sus amigos de Ellerstina. Además tiene una gran amistad con la familia Pieres, una de las más emblemáticas de nuestro país vinculada al deporte en cuestión.

El partido