Jorge Carrascal llegó a River a comienzos de 2019 como una promesa, la intención de Marcelo Gallardo era ir llevando de a poco a un jugador con mucha técnica pero todavía muy joven. El colombiano es un clásico enganche, con un físico privilegiado y poco habitual en futbolistas que juegan en ese sector de la cancha. Si bien hubo épocas en las que sumó minutos en la Reserva y que no tenía mucho lugar en el plantel profesional, con el correr de los meses tuvo sus oportunidades para mostrarse y como es habitual en jugadores que arriesgan, alternó buenas y malas.

Pero sobre el final del 2020 tuvo partidos muy destacados, fue importante, convirtió goles, se asoció con sus compañeros y estuvo a la altura de lo que pretendía Marcelo Gallardo. Luego de breve receso de comienzo de año, Carrascal heredó la 10 –que dejó vacante Nacho Fernández- y no volvió a mostrar su gran nivel, estuvo errático y de a poco fue perdiendo el puesto, aunque es verdad que el Muñeco suele utilizarlo como una variante. Lo que le falta a Carrascal es encontrar regularidad y poder sostener su buen nivel, porque ya demostró que lo tiene.

¿Se va a Italia?

Sufre Marcelo Gallardo, porque en las últimas horas trascendió que la Fiorentina posó los ojos en el volante colombiano de River. Si bien todavía no llegó ninguna oferta formal al club, la intención del conjunto italiano sería negociar con el Millonario por el pase del futbolista. El contrato de Carrascal con el Más Grande recién finaliza en diciembre de 2022 y su cláusula de recisión es de 20 millones de euros, una cifra prácticamente imposible de pagar. En caso de concretarse la operación, el colombiano será compañero de dos ex River y campeones de la Copa América: Lucas Martínez Quarta y Germán Pezzella. Cabe destacar que hace unas semanas Carrascal cambió de representante.