La victoria de River en su debut en la Copa Libertadores 2024 dejó dos conclusiones contundentes: por un lado, la aprobación de comenzar con una victoria en condición de visitante. Por el otro, la sensación de que el nivel de juego mostrado ante Deportivo Táchira en Venezuela resulta insuficiente para pretender el objetivo de ganar el título. La lupa está puesta en las decisiones tácticas y estratégicas de Martín Demichelis y a esto se refirió el periodista y relator Mariano Closs en una editorial que da que hablar.

Closs abrió su programa diario en ESPN con un apartado dedicado exclusivamente al análisis de la formación que el DT Millonario planteó de inicio ante Táchira. “¿Qué pasa con la formación de River?“, se preguntó.

La editorial de Mariano Closs sobre las decisiones de Martín Demichelis y el desempeño de River

Ayer, viendo el partido, me llegaban un montón de mensajes de amigos riverplatenses que estaban con bronca. Una vez que terminé de relatar el partido me fui, partí, y no escuché la conferencia, pero estuve viendo recién unos recortes e intuyo que alguien le habrá preguntado por qué los cambios y es una pregunta… mirá, voy a contar algo de la intimidad y lo voy a enganchar con esto que decía de la gente amiga de River que me iba escribiendo hasta hoy a la mañana: cuando hablábamos con Diego (Latorre) y con Gustavo (Yarroch) sobre la formación que decidió Demichelis nos preguntábamos cómo iba a generar juego River, cuál era el fútbol de River porque llamaba la atención.

Una vez que empezó el partido y que los jugadores se empezaron a mover, que los primeros 10/15 minutos daba la sensación de que River lo podía comprometer a Táchira aunque ahí también es cuando se van conociendo todos, ahí se empieza a diluir River más allá de algunas chances de gol que tuvo.

Yo quiero que a River le vaya bien, exigirle. A mí River me tiene acostumbrado a otra cosa, la historia de River es otra cosa. A mí River me tiene acostumbrado a que alguien me organice el equipo, que me vaya para adelante… Un Pablo Aimar que esté en la cancha, De La Cruz hasta hace poco. Estoy acostumbrado a eso con River, pero no la antigüedad de decir ‘tiene que jugar el 10 de River‘, no pasa por el número, la camiseta, sino alguien que organice porque River es eso, un puro ataque permanente, y River tiene la facilidad de tener este tipo de jugadores, y los tiene afuera, los tiene de pichones, porque abajo en River existen estos jugadores, algunos ya revoloteando en Primera División, y River no lo tenía ayer. Vos veías a un Colidio pegado a la raya y al marcador: se lo comieron. Cuando pudo salir, unas pocas veces, lo faulearon, se hizo importante. Solari, que hizo un desgaste importante porque siempre tuvo un marcador, no pudo sobrepasarlo; cuando se abre el partido, posiblemente por cansancio, yo no me voy a meter en eso, lo saca, pero es cuando mejor lo podía aprovechar, tal vez, porque había espacio y Solari juega con espacio, no con el mano a mano. Y si no tiene que jugar con un lateral que lo acompañe. Este es mi punto de vista.

Lo único que le tengo que preguntar a Demichelis es cuál era la función que él pretendía de Boselli: ¿que sea netamente marcador o que juegue? Porque a River un tipo que no pase al ataque como lateral dado cómo jugó el rival no le sirve, porque quedó solo Solari a expensas de lo que podía hacer Nacho Fernández volcado ahí en algún momento, que fue muy poco. Yo pensé que Nacho Fernández salía en el entretiempo… No jugó bien con la pelota parada y tampoco tuvo influencia en el partido. Y vos decís: tengo a Echeverri en el banco, tengo a Barco en el Banco, tengo a Mastantuono recuperándose… incluso Lanzini, del que conocimos antes de irse a Inglaterra. Esto es lo que me llamó la atención ayer del armado.

Y hasta de la salida de la mitad de la cancha. Olvidémosnos del gol de Fonseca, maravilloso, fantástico. ¿Qué es lo que genera Fonseca futbolísticamente? De verdad lo pregunto y sin ironía, quiero entender cuál es la función de Fonseca como el 5 virtuoso que sale, que juega, no lo sé. ¿El gol? Para toda la vida, magnífico, ahora, después en el juego me tiene que demostrar que es Enzo Pérez.

Voy a confesar lo que me pasó a mí, porque además Enzo Díaz está en un momento no virtuoso, comete foules de atolondrado: yo pensé que en el entretiempo salían los dos laterales y Nacho, yo hubiese hecho eso, y ponía un lateral de juego, Simón; Milton Casco, lateral por lateral, porque también me da algo en ofensivo, y lo pongo a Echeverri. Yo sinceramente, les pido encarecidamente, que no hablemos más de las edades de los jugadores. Los jugadores buenos y los que tienen fútbol tienen que jugar. Ojalá alguna vez podamos hablar con Demichelis y si me dice ‘mirá, de arranque no lo pongo porque todavía no le da’, lo tendré que entender, pero tragaré saliva porque yo creo que Echeverri puede jugar. En todo caso que la rompa, que River saque ventaja, que no sufra faltando 18 minutos y haga los goles, por ahí me contagia al resto, como contagió Echeverri al resto cuando él apareció en la cancha, y por ahí River sea otra cosa. Y si se cansa a los 60 minutos los sacás ahí, pero que contagie, porque ayer no había contagio en River con la alineación planteada contra el Deportivo Táchira… no jugó contra el Palmeiras.

Entonces yo creo que esa fue la brinca de la gente. Si River no ganaba este partido hubiese sido difícil, incluso ganado es difícil, pero la historia de River es otra, no es la que vi ayer futbolísticamente, salvo cuando entró Echeverri.