El arbitraje de Andrés Merlos en el encuentro entre River y Deportivo Riestra estuvo al borde del papelón absoluto. El VAR tampoco se quedó atrás. Iban apenas 8 minutos de la segunda mitad cuando el árbitro y la tecnología estuvieron a punto de sancionar un penal que no era, en primer término, y luego dejar al Millonario con diez por una supuesta falta de González Pírez.

El duelo entre River y Deportivo Riestra venía teniendo algunos roces normales hasta el momento, pero el juez del partido estuvo a punto de complicarse el partido solo. Andrés Merlos vio una falta de Leandro González Pírez dentro del área y no dudó en sancionar penal. Minutos después, recibió el llamado del VAR y fue a observar la jugada en la cabina.

En la repetición, la tecnología le mostró a Andrés Merlos que la supuesta sujeción -imperceptible- fue fuera del área. Por eso, el árbitro principal decidió cobrar la falta fuera del área y sancionar a González Pírez con la máxima pena. Roja y a las duchas por último recurso. El defensor del Más Grande no lo podía creer, porque consideraba que ni siquiera había rozado al delantero de Riestra. Algo que quedó comprabado en las reiteraciones en cámara lenta.

Sin embargo, el papelón arbitral tuvo un episodio más. El VAR volvió a llamar a Andrés Merlos, esta vez para mostrarle que en la jugada previa había un claro offside de Benegas que en primera instancia no habían advertido. El juez del partido, luego de advertir esta corrección, debió anular la tarjeta roja de González Pírez y sancionó falta a favor de River por la posición adelantada. El “producto” en su máxima expresión.

Mirá las polémicas en la cancha de Riestra