“Hermosa mañana, ¿verdad?”, dirán hoy los habitantes de Azul ahora que su nuevo hijo pródigo, Franco Mastantuono, se convirtió en el futbolista más joven en marcar un gol en la historia de River con apenas 16 años y 177 días.

No fue una noche más la del miércoles 7 de febrero en la ciudad natal del talentoso jugador Millonario. Es que Franco, que comenzó a jugar al fútbol cuando solo tenía tres años justamente en el Club River Plate de Azul donde era dirigido por Cristian Mastantuono, su papá, desató una revolución al anotar un gol sin precedentes.

La emoción de la familia Mastantuono

En diálogo con La Página Millonaria el papá de Franco, Cristian Mastantuono, manifestó: “Todo lo que le esta pasando a Fran es muy pero muy lindo”, y con la calma que transmiten a sabiendas de que el protagonismo debe ser del jugador de River, agregó: “Nosotros como familia lo estamos disfrutando mucho y, por supuesto, lo acompañamos en la buenas y en las malas”.

La familia Mastantuono mantiene sus hábitos y costumbres y permanece en Azul, desde donde no solamente vieron el debut de Franco en la Primera de River (en el partido ante Argentinos por la Primera fecha de la Copa de la Liga Profesional), sino el histórico gol ante Excursionistas por la Copa Argentina. “Es una locura cómo se vive todo lo de Franco en la ciudad, estamos súper contentos”, dijo.

Breve historia de Franco Mastantuono

Para algún desprevenido, cabe recordar que Franco Mastantuono, nacido el 14 de agosto de 2007, fue un destacadísimo jugador de tenis que compitió a nivel nacional con grandes resultados y que recién en 2019 se decidió definitivamente por el fútbol.

En 2018, el diario El Tiempo, de Azul, lo entrevistó cuando apenas tenía 11 años y y ocupaba el 5° puesto en el ránking nacional de jugadores Sub 12 de tenis. De él decían: “Franco es temperamental, los partidos son cosa seria a partir de la primera volea. Pero una vez que el marcador está definido, ya no hay rivales, hay amigos. ‘Eso está re bueno, porque capaz que vos te quedaste caliente porque jugaste mal y vas y te entretenés con otra cosa y empezás a jugar para divertirte‘, decía entonces el hoy histórico jugador de River.

En 2017, mientras jugaba en el River de Azul, fue invitado a una prueba con el equipo profesional de River Plate, y aunque tuvo una propuesta formal para irse a la pensión, la rechazó porque su familia quería que continuara su carrera en el tenis.

Ya en 2019 tomó la decisión de dedicarse al fútbol y se mudó a Buenos Aires para formarse en River, donde brilló en sus divisiones menores. En agosto de 2023 firmó su primer contrato profesional que lo liga al Más Grande hasta el 31 de diciembre de 2015 con una cláusula de 30 millones de euros.

Detrás del nuevo hijo pródigo de Azul, ciudad que supo parir a deportistas como Matías Almeyda y Federico Delbonis, entre otros, está su mayor sostén, a quien Franco le dedica cada uno de sus logros: “Esto es también por mi familia, que está conmigo en los buenos y malos momentos. Mi mamá, Sofía, mi papá Cristian, y mis hermanos, Lucila y Valentín”.

El álbum familiar de la familia Mastantuono