Después de un primer tiempo en donde River fue de más a menos, el Millonario no levantaba cabeza durante el arranque de la segunda parte y Martín Demichelis decidió mover el banco de suplentes a falta de 25 minutos metiendo al Diablito Echeverri al campo de juego.

Una modificación que cambió absolutamente todo ya que Claudio Echeverri se puso el equipo al hombro y, pidiendo absolutamente todas las pelotas, manejó los tiempos y las ofensivas del Millonario al punto de salvarle la noche en Venezuela.

Participando de gran manera en la creación del juego, Echeverri le dio otra cara a River y tuvo participación tanto en el fortuito gol de Sebastián Boselli como en gran parte de las jugadas de la banda. Incluso pudo tener el suyo con algunos remates muy peligrosos.

El espectacular ingreso de Claudio Echeverri

Con una concentración suprema, el Diablito no erró ninguno de los 15 pases que dio en los minutos que tuvo en cancha y sacó un total de dos remates de media distancia (uno casi le queda a Borja para su gol) y otro desde el punto penal.

A su vez, en 30 minutos dentro del campo de juego, Claudio Echeverri dio dos pases claves y tiró dos centros de los cuales uno llegó a destino correctamente. Sin lugar a dudas, un cambio que modificó el partido de River para que se quede con los tres puntos.

Echeverri pide titularidad en River

Tras perder el puesto hace algunos partidos, Claudio Echeverri ha demostrado ser una pieza fundamental ingresando desde el banco de suplentes y ya van dos encuentros en los que se mete al campo para mejorar el ataque de River.

Así como lo hizo ante Huracán en la derrota por la Copa de la Liga, en la noche de este martes se volvió a ver un nivel del Diablito Echeverri que pide titularidad. Justo en una temporada en la que buscará cumplir su sueño con la banda.