Franco Armani es el mejor arquero del continente hace bastante tiempo y su nivel sigue siendo muy alto. El Pulpo tuvo un inicio de carrera poco convencional, con poco espacio en los equipos en los que estaba y recién comenzó  despegar cuando se hizo un lugar en Atlético Nacional de Medellín, club en el cual se convirtió en ídolo absoluto con el correr de los años.

El oriundo de Casilda ya comenzó a ser observado cuando en 2014 el conjunto colombiano llegó a la final de la Copa Sudamericana –la cual perdió con River- y de hecho clubes importantes lo quisieron pero los colombianos no se desprendieron de él. Hicieron bien los dirigentes de Atlético Nacional en no venderlo ya que fue una pieza clave para la conquista de la Copa Libertadores en 2016.

Ya para comienzos de 2018, Armani expresó su deseo de llegar a River, el club de sus amores y así estar más cerca del Mundial de Rusia. Finalmente Armani arribó al Millonario y tuvo un comienzo soñado, no solamente se adueñó del arco de inmediato sino que lo hizo con actuaciones memorables como por ejemplo ante Boca en las finales –Supercopa Argentina y Libertadores- sino también con atajadas descomunales ante Racing en octavos, Independiente en cuartos y Gremio en semifinales de la Copa Libertadores.

Este viernes la Conmebol compartió el top 5 de los arqueros que más atajadas tuvieron en los últimos diez años de la Copa Libertadores y el que encabeza el mismo es nada más y nada menos que Franco Armani, el orgullo riverplatense que viene de ser campeón del mundo con la Selección Argentina. El Pulpo se destacó con 213 atajadas en los últimos diez años de la Copa Libertadores, la cual ganó con Atlético Nacional en 2016 y con River en 2018.

¿Quiénes completan el top5?

Detrás del Pulpo aparece el brasileño Weverton con 204 atajadas, en el tercer puesto está el uruguayo Silva con 203. Ya bastante más atrás en cuarto puesto se encuentra el paraguayo Aguilar con 166 y finalmente el top 5 lo completa el ecuatoriano Dreer con 165 paradas. Todos grandes arqueros que supieron destacarse en la última década de la Copa Libertadores.