Absolutamente nadie puede dudar del sentimiento de Enzo Pérez por River. Ya su nombre es un claro indicio que el amor hacia el Más Grande es heredado: su madre quería llamarlo Nelson pero su papá Carlos quería que sea Enzo –por Francescoli- y quien se impuso en la decisión fue el padre en esa oportunidad. El caso de la familia Pérez no es muy habitual en ese sentido ya que la inmensa mayoría de pibes que se llaman Enzo por Francescoli son producto del segundo paso del Príncipe por Núñez donde tuvo un nivel sensacional y fue la bandera de un River que ganó todo a mediados de los 90. Pero Pérez nació en el 86, cuando el uruguayo había mostrado una buena versión, pero por entonces no fue tan trascendental como su segundo ciclo.

Se ve que Carlos Pérez ya tenía buen ojo desde entonces ya que eligió el nombre del Príncipe para su primer hijo. El padre de Enzo era un hábil volante que jugó en Deportivo Maipú y que según palabras de su propio hijo pudo haber llegado lejos de no ser por la falta de ganas para entrenar. Enzo heredó el amor por River de su padre y lo fortaleció con sus hermanos, más precisamente con Franco, que hasta los días que corren sigue siendo fanático del Más Grande.

“La primera vez que vi un superclásico en vivo fue en 2006. Jugaba en Godoy Cruz, le ganamos a Independiente un sábado en Mendoza, y esa noche agarré el auto y nos vinimos sin entradas. Tuvimos que comprar en la reventa. Fue el 3-1 con goles de Higuaín. Impresionante”, le contó Enzo Pérez a El Gráfico en 2010 en una nota en conjunto con su ídolo: Enzo Francescoli. El mendocino se refiere al fin de semana del 7 y 8 de octubre de 2006. El sábado Godoy Cruz superó por 3 a 1 a Independiente en el Malvinas Argentinas –el partido comenzó 18.20- y al día siguiente el Más Grande recibió a Boca en el Monumental a partir de las 16.10 en lo que fue un claro triunfo por 3 a 1, aquella tarde convirtieron para el Millonario Gonzalo Higuaín (2) y Ernesto Farías.

La idolatría por Francescoli

“Mi hijo se llama Enzo por Francescoli, no va a ser por mí”, sostuvo el ex volante de Godoy Cruz y Estudiantes con un tono sonriente, aunque hay que aclarar que el nombre completo es Enzo Santiago y que lo llaman por su segundo nombre. Luego agregó: “Enzo era mi ídolo, lo vi jugar en su segunda etapa en River. Tenía un poster gigante de él en el lado de atrás de la puerta. Mi vieja lo arruinó en una mudanza. Todavía la quiero matar”, describió el mendocino con un reproche a su mamá.