La inexorable ley del ex volvió a hacerse presente en el Monumental y lamentablemente esta vez no fue para favorecer a River. Más allá del flojo desempeño en general del equipo, el Millonario se encontró con un Nacho Fernández en un gran nivel, sobre todo en el segundo tiempo, y nunca pudo frenarlo. Sobre el final del partido, fue Nacho el que se frenó solo después de un durísimo planchazo a Angileri que el árbitro, previa consulta en el VAR, lo castigó con la roja.

En la previa del partido, todo era risas y abrazos. El zurdo estuvo bromeando con Enzo Pérez, se acercó al banco de suplentes a saludar, previo darse un cálido abrazo con Gallardo, pero cuando la pelota empezó a rodar, se transformó en el enemigo futbolístico de River: empezó la jugada del gol y la coronó él mismo. Zaracho, Hulk la bajó de cabeza con mucha claridad y, aprovechando la pasividad de la defensa del Millonario, Nacho llegó sin marca para sacar un fuerte remate que se desvió levemente en Paulo Díaz.

El segundo tiempo de River fue para el olvido y ni con la expulsión del oriundo de Dudignac pudo lastimar a Mineiro, que tuvo a su arquero Everson también como uno de los puntos más altos de la noche. Tras un pelotazo largo para Angileri por izquierda, Nacho, en su deseo por interceptar la pelota antes de que el 3 recibiera, terminó aplicándole un planchazo de expulsión al Turco. El árbitro Valenzuela cobró falta sin sacar tarjeta pero desde el VAR lo llamaron para revisar la jugada -posible tarjeta roja- y al ver las imágenes, corrigió su decisión y le sacó el cartón rojo al volante.

La estadística de Nacho con las rojas

El dato particular de Nacho Fernández es que, durante su etapa en Nuñez, fue junto a Leonardo Ponzio el jugador con más expulsiones, con tres cada uno. Hoy, además de haber hecho sufrir a su ex equipo, volvió a sumar una nueva salida de la cancha por tarjeta roja y no va a estar en la revancha en Brasil, algo que a Gallardo seguramente lo alivia un poco.