River comenzó el 2023 con el enorme desafío por delante: reemplazar a Marcelo Gallardo. Nada más y nada menos que el entrenador más ganador de toda su historia. Apostó fuerte por un hombre de la casa, Martín Demichelis. Que no tenía experiencia en equipos de Primera División pero que venía con el bagaje de estar al frente del Bayern Munich II durante muchos años.

Más allá de la idea inicial de tender puentes entre lo que fue el final del ciclo del Muñeco y el inicio de esta nueva etapa de Martín Demichelis, estaba claro que el flamante cuerpo técnico tenía que afrontar una transición que no sería demasiado sencilla. Sobre todo después de los primeros resultados en la Liga Profesional, donde tuvo un arranque irregular, con algunas victorias y derrotas en las primeras jornadas.

Sumate al canal de Whatsapp de La Página Millonaria y recibí las noticias de River al instante, fotos y videos.

Contra todos los pronósticos, el equipo de Martín Demichelis fue de menor a mayor. Creció desde el juego, pero también obtuvo buenos resultados. Fue así que en la octava fecha, tras vencer a Sarmiento de Junín en el Estadio Eva Perón, saltó a lo más alto de la tabla de posiciones y nunca más dejó el liderazgo. En el medio, consiguió triunfos claves, como en el agónico superclásico disputado en el Monumental. Y fue el gran dominador de un torneo que se aseguró tres fechas antes, con una vuelta olímpica inolvidable en el Monumental.

Un River de dos caras

Mientras River mostraba un buen andar en el torneo local, arrojaba algunos signos de preocupación en la Copa Libertadores. Sobre todo en los dos primeros encuentros que jugó de visitante. Cayó en la altura de La Paz frente a The Strongest -un resultado lógico-, pero después sufrió un duro revés contra Fluminense en el Maracaná, donde recibió cinco goles y dejó la imagen de un equipo frágil. Para colmo, el entrenador falló con los cambios en el segundo tiempo y se hizo cargo de la goleada en Río de Janeiro.

La otra señal de alerta se produjo pocos días después de celebrar el título en la Liga Profesional. River viajó hasta Mendoza para enfrentar a Talleres por Copa Argentina y fue ampliamente superado por el equipo de Javier Gandolfi. El partido terminó 1-0 en favor de la T, pero pudo haber sido por una diferencia mayor. Estaba el atenuante de los festejos y de la “resaca” que produjo la obtención reciente del título, pero en los mano a mano el Millonario comenzaba a mostrar flaquezas.

Fuerte en el Monumental, débil fuera de casa

En un 2023 de fuertes contrastes, con picos muy altos y otros demasiado bajos, River construyó esta suerte de bipolaridad entre la producción futbolística que tenía en el Estadio Monumental y lo que ofrecía cada vez que salía de Núñez. En la Copa Libertadores estuvo a nada de quedar eliminado en la fase de grupos. Sporting Cristal le dio una vida más al Millonario, que rescató un empate sobre el final en Perú y volvió a Buenso Aires con la chance de depender de sí mismo y definir todo en casa.

Lo que vino después historia conocida: River jugó un partidazo contra Inter en el Monumental, pero la pasó mal en Porto Alegre. El partido fue a los penales y el Millonario quedó eliminado luego de una larga serie, en la que salió malherido. El Más Grande se despidió demasiado rápido del principal objetivo que tenía por delante. Para colmo, el eterno rival, con menos argumentos futbolísticos, llegaría hasta la final del mismo certamen. El año le quedaría demasiado largo al equipo de Demichelis.

Las charlas en off y un vestuario partido

Las eliminaciones en la Copa Libertadores y en la Copa Argentina desataron un foco de tormenta inesperado un mes atrás. Para colmo, el entrenador mantuvo algunas charlas en off con un grupo de periodistas que se filtraron al público y que ventilaron algunos inconvenientes de vestuario entre el DT y los referentes del plantel. En River se desató así un conflicto que no sucedía hacía mucho tiempo.

La crisis interna se trasladó al campo. River ya no volvió a ser el mismo del semestre anterior, salvo algunas excepciones. Es cierto que fue nuevamente de menor a mayor y el triunfo en la Bombonera contra el eterno rival sirvió para sanar algunas heridas. En definitiva, el Millonario terminó cerrando la Copa de la Liga entre los cuatro mejores de su zona y avanzó hasta semifinales, donde cayó otra vez por penales en una definición olvidable contra Rosario Central.

El cierre del 2023 con un nuevo título

En el epílogo del 2023, River se despidió de la temporada con una alegría. Volvió a enfrentarse contra Rosario Central y esta vez se impuso por 2 a 0 y se quedó con el Trofeo de Campeones, en un muy buen partido del equipo de Martín Demichelis. De alguna manera, el Millonario terminó el año como lo empezó: ganando, gustando y cosechando un título más.

El desafío para lo que viene será conseguir una regularidad en el juego que le permita ser protagonista en todos los frentes y no sufrir esos altibajos que decretaron su rápida salida en la Copa Libertadores y en la Copa Argentina. Con un plantel renovado, sin algunos referentes, con caras nuevas, refuerzos y jóvenes del semillero que tendrán mucho más protagonismo que este año que se está yendo.

Los números de River en el 2023

River disputó a lo largo de todo el 2023 un total de 53 partidos oficiales, sin contar los amistosos internacionales. Logró 32 triunfos, 9 igualdades y 12 derrotas. El equipo de Martín Demichelis tuvo un 66% de efectividad contabilizando todas las competencias.

Los otros datos salientes del 2023 es que el Más Grande ganó la Tabla Anual por amplia diferencia: River cosechó 85 puntos a lo largo de la temporada y le sacó 18 unidades a Talleres, su único escolta. Además, cerró el año con una diferencia de gol de +38 en la misma tabla, muy lejos del resto de sus perseguidores.

En un año de fuertes contrastes entre rendimientos y resultados, el equipo de Martín Demichelis terminó quedándose con dos títulos: la Liga Profesional y el Trofeo de Campeones.

¿Cómo calificás el 2023 de River?

¿Cómo calificás el 2023 de River?

YA VOTARON 0 PERSONAS