El arco de River estuvo bien protegido de un tiempo a esta parte y no es solamente por lo hecho por Franco Armani, ya que anteriormente a él estuvo en ese puesto Marcelo Barovero. Trapito, con actualidad en Banfield, fue el autor de un momento crucial para la era Gallardo en River: el penal atajado a Emanuel Gigliotti, el 27 de noviembre de 2014 en el estadio Monumental.

Sumate al canal de Whatsapp de La Página Millonaria y recibí las noticias de River al instante, fotos y videos.

Precisamente para ese momento, Marcelo Barovero brindó una revelación muy particular: uso técnicas de respiración para maximizar la concentración. “Apenas cobra el penal Delfino ni siquiera voy a protestar. Me alejo totalmente del arco y mediante diferentes técnicas de respiración que nos enseñó Sandra Rossi buscaba tener la lucidez suficiente en ese momento tan difícil” dijo Trapito con TyC Sports.

Además, también habló de como la técnica de respiración impacta en un momento tan crucial: “Arrancaba el partido y es un momento de tensión, ahí es cuando más cuesta respirar. Imagínate a los 20 segundos y tener esa situación, me aferre a ese trabajo”.  El desenlace de la historia es por demás conocido: Leonardo Pisculichi minutos más tarde puso el 1 a 0 y el Millonario se quedó con la semifinal de la Sudamericana 2014, que terminaría ganando.

La importancia de la atajada a Gigliotti para el River de Gallardo, según Barovero

“El penal a Gigliotti es el momento individual más fuerte de mi carrera en River. Pero en ese instante quedaban todavía casi 90 minutos de partido y no pude disfrutar a pleno. De todas maneras, terminó siendo mucho más importantes luego quedarnos con la Sudamericana” dijo Marcelo Barovero, dejando en claro que el penal al entonces delantero de Boca fue clave para obtener ese título en particular.

Sin embargo, también dejó claro que fue sustancial para el River de Gallardo y su exitosa era. Al respecto, el ex Millonario dijo: “Ese triunfo marcó un antes y un después en el plantel. Porque una derrota nos hubiese hecho tambalear anímica y futbolísticamente. Después de eso vinieron todos los logros seguidos, el grupo tomó más confianza y no paramos de ganar cosas”