Claudio Echeverri y Agustín Ruberto son, desde muy chiquitos, una sociedad casi indestructible. No solo por el lazo de amistad que formaron desde que comenzaron a compartir el día a día con la categoría 2006, en el fútbol infantil, con menos de diez años. También por cómo se entendían y se entienden dentro de la cancha. Lo disfrutaron aquellos que se levantaban un sábado o domingo por la mañana para verlos jugar en el semillero. Hoy, toca hacerlo en la Primera del Más Grande, con todo lo que eso significa.

Se viene un nuevo superclásico y tanto para el Diablito como para Ruberto no será un partido más. En ambos casos, será la primera vez que tengan la chance de ingresar al Estadio Monumental y vivir, desde el campo de juego, todo esa atmósfera que rodea a un clásico de semejante calibre. Ya lo vivieron en la tribuna, como hinchas, alentando desde afuera. Ahora será el turno de ser protagonistas. Y también de reeditar viejos triunfos ante el rival de toda la vida.

El día que Claudio Echeverri y Agustín Ruberto bailaron a Boca en Prenovena

El 15 de septiembre de 2019, en el River Camp, Claudio Echeverri y Agustín Ruberto fueron protagonistas de un superclásico del que seguramente todavía se acuerdan. Tenían apenas 13 años y estaban atravesando la Prenovena, la última categoría infantil antes de saltar al fútbol juvenil. Y a pesar de su corta edad, ya hacían estragos dentro del verde césped.

El rival fue Boca Juniors, pero a decir verdad, no hubo rival. El Diablito y Ruberto jugaron un partidazo y fueron las grandes figuras de un superclásico que fue todo de River. Los “Millitos” ganaron, gustaron y golearon 4 a 0 frente al eterno rival, con un doblete de Agustín Ruberto y dos asistencias de Claudio Echeverri. Los otros dos tantos los anotaron Hugo Rojas y Juan Bautista Dadín.

Echeverri y Ruberto, verdugos de Boca en infantiles

El triunfo de la categoría 2006 de River en Prenovena no fue la única gran victoria en materia de superclásicos en el fútbol infantil. Un par de años antes, en 2017, el Diablito y Ruberto fueron protagonistas de otro triunfazo contra el rival de toda la vida, esta vez en el predio de Ezeiza de Boca.

En aquel encuentro, River se impuso por 3 a 1 con un doblete del Claudio Echeverri y un tanto de Agustín Ruberto. Además, el delantero le dio una asistencia al Diablito en el tanto del 1-0. Una dupla que desde muy pequeños ya sabe lo que significa enfrentar y ganarle al rival de siempre. Y que este domingo en el Monumental va por una nueva gran alegría, como en los viejos tiempos del fútbol infantil.