Aquellos hinchas que tienen más de cuatro décadas pudieron disfrutar de Norberto Osvaldo Alonso en todo su esplendor. Los más jóvenes, escucharon a sus padres o sus abuelos hablar maravillas del jugador que fue rebautizado como “Pelé blanco”. Esta noche, más de tres generaciones se reunieron en el estadio Monumental para festejar el título del fútbol Senior de River y se encontraron con una grata sorpresa: la presencia del Beto, el gran ídolo riverplatense.

La novedad para este encuentro es que Norberto Alonso y Ariel Ortega vistieron los dos la camiseta con el dorsal número 10 y compartieron cancha, como alguna vez lo hicieron en algunos partidos homenajes. Ya desde la entrada en calor, cuando los primeros hinchas que ingresaron al Monumental divisaron esa cabellera blanca y las medias bajas como en los viejos tiempos, los fanáticos del Más Grande enloquecieron y entonaron los primeros cánticos para homenajear al Beto.

A la hora de salir a jugar el partido, ya con más de 25 mil espectadores en las tribunas, bajaron los primeros “Aloooonso, Aloooonso” desde los cuatro costados del Monumental. El Beto levantó sus manos y saludó a los hinchas de River que lo ovacionaron. Con lágrimas en los ojos, el 10 volvió a vivir una de esas jornadas inolvidables, llenas de magia. Y emocionó a todos los presentes, aun aquellos que por una cuestión de edad, no habían tenido la chance de verlo jugar.

¿Cómo se desempeñó Alonso en el partido?

El Beto se paró de enganche, detrás de la dupla de ataque conformada por Rodrigo Mora y Alenjandro Domínguez. Si bien en los primeros minutos no pudo entrar mucho en acción tuvo un par de pinceladas, como un toque hacia atrás para el remate del Chori Domínguez que no fue gol de milagro. Al cumplirse el cuarto de hora y tal como estaba estipulado antes del partido con Máximo Gallardo, salió reemplazado y se llevó la ovación de todos los hinchas.

Las mejores fotos del Beto en su regreso al Monumental