El fútbol femenino sigue creciendo a todo nivel. Más allá de la profesionalización conseguida hace un tiempo atrás y la televisación de la mayor parte de los partidos de la Primera División, los clubes comenzaron a invertir en infraestructura y en recursos humanos para dotar a la disciplina de toda la seriedad que exige y necesita. El avance ha sido notorio en los últimos años y se evidencia en la competitividad que vienen adquiriendo las distintas competencias, tanto a nivel local como en materia de selecciones nacionales.

En el caso de River, la política del club apunta a replicar en el fútbol femenino una receta que dio muy buenos resultados en el masculino: la apuesta por el fútbol formativo. Con la clara intención de conformar equipos con una base de jugadoras surgidas de las divisiones juveniles del club, el Millonario viene trabajando fuerte en la búsqueda de nuevos talentos y en la conformación de un semillero sólido, que el día de mañana pueda convertirse en la cuna del fútbol profesional.

Este lunes por la tarde hubo una nueva demostración del crecimiento exponencial del fútbol femenino. Las canchas sintéticas del estadio Monumental recibieron a una multitud de chicas que llegaron preparadas con un claro objetivo: convertirse en jugadoras de River. Esta es la segunda prueba masiva que realizó el club de Núñez en lo que va del año y la idea es que en noviembre se desarrolle una nueva convocatoria. Y si bien no hubo restricciones en cuanto a la edad de las aspirantes, la captación apuntó fundamentalmente a las más pequeñas.

“Nosotros pedimos que vengan con botines y canilleras y vinieron todas muy preparadas, no es que vinieron a participar de un evento, ya tienen la indumentaria que corresponde. Son chicas recontra apasionadas por la pelota y son felices jugando al fútbol”, explicó Gabriela Cenóz, presidenta del Departamento de Fútbol Femenino del Más Grande.

La próxima semana se realizarán pruebas para jugadoras sub12, que es una categoría que todavía no compite oficialmente pero sí juega partidos amistosos. El objetivo es comenzar a prepararlas desde lo táctico y técnico para que lleguen bien formadas a la categoría sub14, que el próximo año sí comenzará a participar en el torneo de AFA. Además, están en contacto con algunas filiales y escuelas de fútbol para realizar en un futuro cercano algunas pruebas en el interior del país.