River presentó oficialmente ante la prensa un primer seguimiento y los detalles de las obras que se están realizando hace varios meses en el Estadio Monumental, con el objetivo de convertirlo en un estadio modelo para el fútbol argentino. Pese a los inconvenientes financieros y económicos que se generan por la delicada situación del país, el Millonario ya completó los trabajos en un 40% y avanza a paso firme en la construcción de las tribunas bajas inferiores, que aumentarán la capacidad a 81.000 espectadores.

El detalle que llamó más la atención en los hinchas fue lógicamente el cambio de color en las butacas, que dejarán de ser rojas y blancas para darle paso a un gris innovador, color que transmite "modernidad y amplitud", según explica el dossier presentado por el club. Tonalidad que es utilizada por varios estadios en el mundo (Santiago Bernabeu, estadio del Tottenham, entre otros) y que además aumenta la durabilidad de los asientos al soportar durante mayor tiempo las inclemencias del tiempo y la luz del sol y así evitar que la pintura se corrompa.

Dentro de la explicación, también resaltan otras dos cuestiones en el nuevo Estadio Monumental, que estará listo para el año 2024 y los cambios lo convertirán en el estadio más grande de Sudamérica: será el primero en tener cuatro bandejas en cada tribuna (tribuna alta, media, baja superior y baja inferior) y además contará con dos pantallas panorámicas, algo nunca visto en el país. El histórico "cartel" de la tribuna Sivori será renovado por otro más moderno y además se agregará uno de idénticas características sobre la tribuna Centenario, permitiendo así que todo el estadio pueda tener visible alguna de las pantallas.

Los trabajos en la construcción de las novedosas tribunas bajas inferiores se encuentran en la fase 1 y avanzando. Ya se volcaron 4.000 metros cúbicos de hormigón y la Centenario Alta es la más adelantada de todas, debido a que se finalizó un 90% del hormigonado (etapa de grada). Por otro lado, la tribuna Belgrano Alta será la última en recibir los retoques, puesto a que primero se debe mudar el Instituto River para poder meter mano en la estructura.

Detalle por detalle de las obras en cada tribuna