El 1-5 sufrido en Brasil ante Fluminense no fue la única noticia triste para el mundo River en la jornada del martes por la noche en tierras brasileñas. Es que unas horas posteriores al partido se produjeron serios incidentes provocados por los simpatizantes locales en un restaurante céntrico de uno de los barrios de Río de Janeiro, donde algunos hinchas del Más Grande resultaron heridos y pasaron por momentos de mucha tensión.

Los hechos se produjeron en “Stalos”, una pizzería bastante conocida de las calles de Copacabana. Allí algunos hinchas riverplatenses estaban cenando con total tranquilidad cuando de un momento para otro vieron llegar el caos y el pánico. “Cuando llegamos a Stalos había un grupo de hinchas de Fluminense y otros de River que se estaban gastando pero sin violencia. Diez minutos después apareció por la calle Xavier da Silveira un grupo bastante grande de Fluminense, eran mínimo 15 personas. Vinieron corriendo directo a atacar a los de River que estaban en la esquina del lugar y ahí primero empezaron las trompadas. Luego algunos ingresaron y empezaron a arrojar cosas. Yo estaba justo adentro y soy el de la camiseta 23 que le están metiendo sillazos. A una chica le revolearon algo por la cabeza y terminó muy lastimada, y a mi novia le pegó una silla de rebote en la cabeza que por suerte no pasó a mayores. Más adentro quedaron la mayoría de las mujeres que intentaron refugiarse en el baño. Unos minutos después apareció la policía para calmar la situación”, comenta Germán, uno de los testigos del hecho en diálogo exclusivo con “La Página Millonaria”.

También pudimos hablar con una de las mujeres que pudo reaccionar rápido a la situación y llegó a resguardarse en el lugar para no salir lastimada. “Estábamos sentados en una mesa y venía todo muy tranquilo. Adentro éramos muy pocos hinchas de River y ahí percibo que los de Fluminense empiezan a atacar a los nuestros que estaban en la puerta. Cuando vi que entraron y empezaron a revolear todo lo que tenían al alcance salí corriendo a la parte de arriba, agarré a otra piba y nos encerramos en el baño. Ahí escuchamos sillazos, botellazos, de todo. Cuando bajé vi a la gente de River poniéndose hielo en los ojos y en la cabeza, inclusive a una chica la zamarrearon y la tiraron al piso. Una locura, jamás viví algo igual. Ellos vinieron a provocar porque nadie de ahí les estaba haciendo nada”, confesó la testigo que prefirió resguardar su identidad.

Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas ni heridos de suma gravedad, pero fueron unos minutos de mucho sufrimiento para la gente de River que allí estuvo. Vale mencionar que por un acuerdo entre ambos clubes, hubo 3500 hinchas del Más Grande en el Maracaná y que se le dará la misma cantidad a los brasileños cuando vengan a Buenos Aires en el mes de junio, en lo que será el partido correspondiente a la quinta fecha de la fase de grupos.