Hasta hace algunos días no se hablaba de otra cosa en River que no fuera la posible venta de Nicolás De la Cruz al Flamengo de Brasil. Si bien desde Nuñez siempre lo desmintieron, en el país vecino marcaban que el Fla llegó a elevar una oferta formal para comprar al uruguayo y que incluso ya tenían acordado su contrato, solo les faltaba acordar los montos de la transferencia con el Millonario.

Los días pasaron y las negociaciones se enfriaron, dado a que River, pese a tener una promesa de venta con De la Cruz, no tenía ninguna intención de venderlo a un competidor directo de Copa Libertadores. La transferencia estaba estancada y ahora pasó a estar caída: con la clasificación del Millonario a octavos, quedó prácticamente descartada la chance de vender al mediocampista ofensivo a Flamengo.

La dirigencia solicita 10 millones de dólares netos para desprenderse del uruguayo, de quien comparten el pase en partes iguales con Liverpool de Uruguay. A fines del año pasado renovó su contrato hasta diciembre de 2025 y ahora no hay tanto apuro para escuchar ofertas, aunque hay un compromiso asumido con el futbolista de que no se pondrán trabas para una salida.

En caso de una venta, el Millonario ya tiene algunos nombres en carpeta, dos del fútbol local y algunos del extranjero, aunque aún no trascendieron públicamente. Joaquín Pereyra, de Atlético Tucumán, es otro de los jugadores que la Secretaría Técnica sigue de cerca. Por ahora no será más que eso ya que De la Cruz seguirá en el club.