River está empezando a afianzar su delantera con Miguel Borja y Facundo Colidio y quizás en la locura de tantos partidos uno atrás de otro el hincha se olvida que todavía falta recuperar a una pieza fundamental en ofensiva: Pablo Solari, quien no pudo hacer la pretemporada por estar afectado a la Selección Argentina Sub 23.

A la Albiceleste solo le queda un partido en el Preolímpico (este domingo ante Brasil) y luego el delantero regresará al Millonario. En medio de los altibajos que tuvo en Venezuela el equipo dirigido por Javier Mascherano, a las oficinas de Nuñez llegó una oferta formal del Krasnodar de Rusia que fue rechazada. Y era por un monto importante.

20 millones de dólares había ofrecido el equipo ruso, aunque una gran parte del número era en variables y el resto de manera fija. River lo descartó y dejó en claro que no quiere vender a Solari, al menos no hasta que pueda comprarle el 100% del pase a Colo Colo (todavía tiene un 40% en su propiedad).

¿Qué dijo Pablo Solari sobre su futuro en River?

En las últimas horas, el Pibe habló sobre la oferta de Rusia y de su porvenir en el Más Grande: “Estoy al tanto, obviamente (sobre la oferta de Krasnodar). No soy de darle mucha importancia hasta que sea algo oficial, aparte ahora estoy metido en la Selección. No se da todos los días estar en la Selección, así que lo disfruto al máximo. Tengo contrato con River hasta 2026, estoy bien, contento, voy a estar hasta que el técnico y el club lo determinen. Voy a seguir ahí“, le dijo a DSports Radio, confirmando que se quedará en Nuñez.

Por otro lado, Solari también habló de la actualidad en el Sub 23, donde es titular indiscutido para Mascherano y viene de anotarle a Paraguay: “Contento porque pude convertir, lo venía anhelando, pero con ese sabor a poco porque podíamos sacar una victoria y enfrentar el partido del domingo contra Brasil más tranquilos. El domingo vamos a ir a ganar y después depender de otro resultado para ver si podemos ser campeones”, declaró.

Por último, hizo una autocrítica sobre la ansiedad que a veces padece en el campo de juego y que lo llevan a tomar malas decisiones. “Yo sé que las cosas pasan por algo, venía alterado, con la necesidad de anotar. No sé si estaba nervioso, pero siempre quiero ayudar al equipo, más allá de que no me caracterice por convertir.

Me gusta estar cerca del gol aunque sea para asistir a un compañero. Tuve que trabajar de la cabeza para manejarlo de la mejor manera posible, pero las cosas vienen solas“, cerró.