La fortaleza de Martín Demichelis es admirable. Pocos conocen la historia de su infancia y fue el propio protagonista quien se encargo de darla a luz en una entrevista a corazón abierto con La Nación. Tocó un sinfín de temas de la actualidad de River, pero el tramo que más lo sensibilizó fue en el que habla del Demichelis pequeño, ese niño al que le arrebataron a muchos seres queridos de las formas más dolorosas e impensadas que tiene la vida.

No es un superhéroe por haberse convertido el técnico de River, ni tampoco es un robot sin sentimientos por haber estado 20 años en Alemania, entre su etapa como jugador y técnico del Bayern Munich. Es de carne y hueso, como todos nosotros, y le atravesaron cosas que lo hacen ser quien es hoy. Su infancia está marcada por la tragedia, por eso vive un día a la vez, aún siendo el técnico de River en donde parece que no hay mañana por un partido de fútbol.

“¿Proyectar? No, no. ¿Sabés por qué? Porque tenía muchos planes y me los arrebataron. Con 15 años no podía entender que mi mamá, enferma, se podía ir. A esa edad uno no se queda sin mamá. Después, tenía tantos planes con mi papá, que era un gran amigo, y de repente en un accidente de tránsito, viniendo de Justiniano Posse a buscar al aeropuerto a mi hermana que regresaba de Europa porque había nacido mi hija Lola, en 2013, encontró la muerte“, le contó a La Nación, seguramente con lágrimas en los ojos.

Mi abuela que nos crió se nos fue, mi abuelo accidentado. Un borracho que te mata a tu hermano mayor (Adrián De Vicente), mi único representante (Jorge Cyterszpiler) que se suicida… Entonces no, no, ya no veo mucho más allá del hoy. Y mirá que vengo de la cultura alemana, que planifican todo a 20 años, y pienso, ‘puta, qué paciencia, qué bárbaro, y no se les inmuta un músculo’. Pero ya no, no puedo planificar más allá del corto plazo, y disfrutar del hoy”, agregó.

En esa línea, describió cómo es el día a día con su mujer y sus hijos y la enorme importancia que les da: “Disfruto de volver a casa, de mi familia, de jugar al ajedrez con mi hija Lola, de los mates, de los perros… No he visitado restaurantes ni he visitado teatros desde que regresamos a la Argentina. No tengo apariciones públicas. Consumo sólo el WhatsApp, no tengo redes sociales. Solo usé Twitter en 2014 y no volví a usarlo”.

Más frases de la entrevista a Martín Demichelis

-“Puedo decir que extraño el día a día del Bayern. Fui feliz como jugador en el Bayern y también fui feliz estos últimos cuatro años. Tengo un sentido de pertenencia muy muy grande por esa institución”.

-“Enzo Pérez va a decidir qué día se marchará de River, no será la institución, ni el hincha, ni el entrenador. Faltaría más. Enzo tiene todo el respeto ganado merecidamente para decidir hasta cuándo jugará en River”.

-“La historia de River exige, no hay lugar para la cautela ni la especulación. Prefiero que me critiquen por ir en búsqueda del ataque, por ir en búsqueda de la victoria, y no ser un especulador. Está claro que tomé nota de todo lo que nos fue pasando, tanto en La Paz como en Fluminense, en Barracas, pero no concibo otra forma de enseñar que no sea a través del protagonismo”.