Talleres luchó, se esforzó e intentó pero no pudo contra el Vélez del Cacique Medina, que está afilado y con la confianza por las nubes después de eliminar a River hace algunas semanas. El equipo cordobés tenía que dar vuelta el 3-2 de la ida en Liniers, pero más allá de las buenas intenciones, el Fortín se impuso por 1-0 gracias al gol de Julián Fernández y se terminó clasificando a semifinales de la Copa Libertadores.

Durante el partido se vivió una situación bastante fea cuando Federico Girotti pidió el cambio con desesperación a los 55 minutos del segundo tiempo. Pelotazo largo al área de Vélez, el ex River lo corrió y cuando entró el área se desplomó solo en el piso y automáticamente miró al banco de suplentes e hizo la seña para pedir la modificación. En la transmisión no se llegó a captar el momento exacto de la lesión, pero todo indica que la pierna derecha se le trabó en el césped.

 

Girotti quedó apoyado en el piso con sus dos rodillas, agachado y entró en un momento de angustia, producto seguramente de la adrenalina y la desesperación de saber que había sufrido una grave lesión. "Me hice pelota", dijo el delantero cuando abandonaba el campo de juego y luego el DT Pedro Caixinha agregó información en conferencia de prensa: "Al parecer fue en ligamento interno. Después pareció la rotula. Hay que esperar los estudios".

La fea lesión de Girotti contra Vélez

Los exámenes médicos confirmaron que el ex atacante de River padeció una dura lesión: rotura de ligamento de la rótula derecha. Pésimas noticias para Federico Girotti, que tendrá al menos para cinco meses de rehabilitación.