Aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, que los goles de Julián ya van a venir. Alguna vez alguien se animó a cantar esa canción en la tribuna del Estadio Monumental o en la previa de algún partido de River. Su irrupción en la Primera del Millonario ilusionó rápidamente a muchos hinchas y el tiempo terminó demostrando por qué con tan solo 18 años ya había tenido minutos en la final más importante de la historia en el Santiago Bernabeu. Hoy, cualquier adjetivo para describirlo o explicarlo queda chico.

Julián dejó su huella para siempre en la historia de los mundiales y de la Selección Argentina, termine como termine la historia el domingo. Golazo frente a Polonia, festejo ante Australia y un doblete espectacular anoche contra Croacia para comandar al equipo, junto a Messi, a una nueva final. Como no podía ser de otra forma, el mundo habló de la noche de la Araña y su actuación tuvo una tremenda repercusión.

Las cuentas del Manchester City

Four For Two (Inglaterra)

La Gazzetta dello Sport (Italia)

The Athletic (Reino Unido)

Sport (España)

Corriere dello Sport (Italia)

Mundo Deportivo (España)

 Diario Once (México)