Solo River puede darse el lujo de soñar con la llegada de jugadores que vienen de desempeñarse en importantes clubes de europa o que tienen una amplia trayectoria en la Selección de su país. Si bien la economía de Argentina ayuda poco y nada a cumplir viejos anhelos, la presencia de Marcelo Gallardo en el banco de suplentes seduce a cualquier jugador de tomar el desafío de vestir el Manto Sagrado. Mientras la puerta para el regreso de Lucas Alario parece cerrarse, podría estar abriéndose la de Nicolás Otamendi, otro jugador de jerarquía que se desempeña en el Viejo Continente.

Pese a no tener vínculo alguno con el club, el defensor de 34 años es confeso hincha del Millonario y lo demostró con varias publicaciones en su cuenta de Instagram en el último tiempo, sobre todo a la hora de los enfrentamientos entre River y Boca por copas internacionales. Por eso, de a poco, su nombre empieza a ser tema de conversación en en la intimidad de los dirigentes de River, que no ven tan lejana su llegada al club en el mediano plazo.

Otamendi está asentado y cómodo en el Benfica, casualmente el club que está tras los pasos de Enzo Fernández y que podría ofertar por él en algunas semanas. El elenco portugués, que contó con el central entre sus titulares en 43 ocasiones y varias de ellas portando la cinta de capitan, finalizó tercero en la liga local y llegó hasta cuartos de final en la Champions League, donde cayó ante el Liverpool. Por este motivo, que mezcla comodidad familiar y buen rendimiento futbolístico en su actual club, además con el Mundial de Qatar tan cerca (un cambio de equipo implicaría adaptarse a un nuevo fútbol y poder perder su lugar en la Selección), hacen que la llegada de Otamendi en este mercado sea imposible.

Pero la puerta se abre para el año 2023. El contrato de Otamendi con Benfica finaliza el 30 de junio del mencionado año (para ese entonces ya habrá cumplido 35 años) y a fines de este año podría empezar a negociar como jugador libre con cualquier club. Esperando hacer el mejor papel posible con la Selección en la Copa del Mundo, podría ser una posibilidad que el futbolista, ya en la curva descendente de su carrera, decida dejar de lado lo económico y "escuchar a su corazón" para cumplir su deseo. Claro está, Marcelo Gallardo dio luz verde para que esto suceda. 

Además, teniendo en cuenta que Paulo Díaz y David Martínez pueden emigrar en cualquier momento, Gallardo sabe que en los próximos mercados de pases va a tener que volver a reforzar la línea de fondo y qué mejor que hacerlo con un jugador de la trayectoria y la jerarquía de Otamendi, referente durante varios años en el Manchester City, probado y consagrado en el fútbol europeo. Hoy el anhelo es muy lejano, pero el tiempo puede llegar a acomodar las cosas y hacer que Otamendi se ponga la banda roja. Esta novela recién comienza y promete tener varios capítulos...

La palabra del hermano de Otamendi

Un año atrás, el hermano del ex jugador de Vélez dio una entrevista televisiva en la que reconoció el deseo de toda la familia de que Otamendi tenga un paso por Nuñez: "Ojalá, ojalá... Toda nuestra familia es hincha de River Plate, mi padre, mi madre, mis hermanos. Y él también. Pero bueno, no es el momento. Está en el Benfica y lo dará todo por el club, como lo hizo con todos los que pasó. Pero espero que venga a River".