Las cosas para River no salieron bien en Mendoza. Nuevamente, el equipo no encuentró circuito de juego y se mostró bastante endeble en la defensa, cometiendo dos penales -uno de ellos cobrado y cambiado por gol por Ojeda- y dando una sensación general de inseguridad. Para colmo, el Muñeco sufrió por tercer partido consecutivo una baja mientras el cotejo se disputaba.

Ante Huracán fue Paulo Díaz, frente a Boca en La Plata le tocó a Gonzalo Montiel y ahora el que tuvo que abandonar la cancha fue Javier Pinola, uno de los que más sufrió la primera parte en términos futbolístico, por un fuerte dolor en el antebrazo derecho, más precisamente en el cúbito, el mismo que se fracturó a principios de año ante Platense, por lo que en las próximas horas le harán estudios para saber si hay una lesión ósea.

El central, al terminar los primeros 45, se fue hablando con el médico Pedro Hansing y por precaución, Marcelo Gallardo decidió reemplazarlo y que no salga a jugar el segundo tiempo. En su lugar ingresó David Martínez, un cambio impensado ya que Martínez va a ser titular el miércoles ante Mineiro y la idea era que hoy descansara salvo un imprevisto como este.