El caudillo silencioso, el que estuvo en las buenas y en las malas, el lider dentro y fuera de la cancha. Sí, todo eso es Leonardo Ponzio. Aunque en el último tiempo no le tocó sumar demasiados minutos, el León está cómodo en el lugar en el que le toca estar y esas ganas de conquistar una última Copa Libertadores a los 39 años y con el club de sus amores lo llevó a acordar la renovación de su contrato, que venció el pasado 30 de junio.

Mientras termina de realizarse los estudios médicos para ver si se recuperó atrás la miocarditis que lo obligó a perderse la pretemporada, esta tarde noche el León, de forma virtual, extendió su vínculo con el Más Grande por un año más, hasta junio de 2022, con la posibilidad de rescindirlo a fines de este año en caso de tomar la decisión de retirarse, algo que el propio jugador ya manifestó hace algunos meses que hará. Javier Pinola también hizo lo propio y se quedará en el Más Grande una temporada más.

 

Ídolo eterno

El segundo ciclo de Ponzio en Nuñez inició el 7 de enero de 2012. Después de ser marginado del plantel por Ramón Díaz y casi irse sin pena ni gloria del club, Gallardo lo rescató cuando llegó en 2014 y le dio la confianza que necesitaba para volver a adueñarse de la mitad de la cancha. Con 350 partidos jugados y 10 títulos en sus palmares, el León quemará sus últimos cartuchos con la banda roja en el pecho. Si se queda hasta el final de su contrato, cumplirá 10 años consecutivos jugando en River, algo inimaginable para un futbolista en Argentina.