Carlos Auzqui busca nuevos horizontes desde que supo que no será tenido en cuenta por Marcelo Gallardo para el 2022 de River. El delantero sigue en negociaciones y estuvo cerca de Vélez, pero el pase se cayó y ahora su carrera podría llevarlo a un lugar inesperado: el Cruzeiro de Ronaldo preguntó por él y está interesado en incorporarlo

 

El Perro todavía tiene contrato con el Millonario hasta el 31 de diciembre de 2022, pero su futuro no estará en Núñez. Si bien tuvo buenos rendimientos en su último préstamo en Talleres, donde marcó 11 goles en 57 partidos, el Muñeco prescindirá de sus servicios nuevamente y no contará con él para el plantel. Por eso, el futbolista de 30 años está en búsqueda de un nuevo club. 

En enero de 2017, River compró a Auzqui a Estudiantes en 2,7 millones de dólares y un préstamo de Augusto Solari. Sin embargo, cinco años después está dispuesto a venderlo por un millón de dólares. Talleres fue el primer interesado en quedarse con el atacante, pero no llegó a un acuerdo en las condiciones para que siga. El segundo club que avanzó fuertemente fue Vélez, aunque la operación también se diluyó

Cuando estaba todo arreglado, las negociaciones se cayeron porque desde la dirigencia del Fortín se cansaron de esperar por la respuesta final del delantero. Desde el lado del futbolista dicen que se trató de un malentendido entre ambas partes, pero desde lo económico había un acuerdo. No obstante, ese entredicho puede abrir la chance para que Auzqui finalmente emigre al exterior. 

El Cruzeiro de Ronaldo viene por Auzqui

El Cruzeiro, que actualmente milita en la Serie B de Brasil, se comunicó con el futbolista para manifestarle el interés de sumarlo como refuerzo. Fue el propio entrenador uruguayo Paulo Pezzolano el que se contactó para seducirlo. A pesar de estar en la segunda división, Auzqui se ve atraído por el Cruzeiro desde lo deportivo y económico.   

El cuadro de Belo Horizonte fue adquirido recientemente por Ronaldo y comenzó un proyecto que busca reconstruir el club para devolverlo a los primeros planos. El ex campeón del mundo se convirtió en el accionista mayoritario del club brasileño en diciembre tras adquirir el 90% de las acciones en alrededor de 70 millones de euros.