River no se fue del país con el mejor de los ánimos, luego del pésimo partido ante Huracán el pasado viernes. A las 9 de la mañana de este domingo, la delegación del Más Grande partió en vuelo charter rumbo a la ciudad colombiana de Cúcuta, en lo que será la primera parte del viaje que tiene como destino final la ciudad venezolana de San Cristobal.

Se viene el debut en Copa Libertadores ante Deportivo Táchira y al malestar general por los flojos resultados, al Más Grande se le sumó una travesía que no estaba en los planes como lo es ir a Venezuela y que se agravó por un conflicto diplomático existente entre los gobiernos de Javier Milei y Nicolás Maduro, presidentes de Argentina y Venezuela respectivamente.

Ocho horas en avión más una hora y media en micro por un camino sinuoso. Así será el priplo de River hasta llegar a Venezuela. ¿Por qué no hubo forma de viajar directamente en avión? Porque Venezuela tiene vigente una restricción que prohibe a los aviones de matrículas argentina sobrevolar el espacio aéreo venezolano.

River tenía planeado viajar en vuelo charter directamente hacia San Cristobal y se vio obligado a retocar su hoja de ruta ante este inconveniente que data está vinculado a un avión de origen venezolano (Emtrasur) que Argentina retuvo en el país durante 2022 por problemas con la declaración de su tripulación y que fue decomisado hacia Estados Unidos.

La lista de convocados de River para el viaje a Venezuela

Demichelis decidió citar a 25 futbolistas para el duelo ante Deportivo Táchira de este martes a las 21.30. Con respecto a la última nómina, se metió Lucas Lavagnino en lugar de Agustín Ruberto, quien se quedó en Buenos Aires haciendo una puesta a punto física luego de sufrir dengue hace algunas semanas.