Lejos del rendimiento al que suele acostumbrar a los hinchas de River, Esequiel Barco no tuvo una buena tarde ante Boca y los números así lo demuestran. Pese a que es de los jugadores que más peligro generan en River, el ofensivo no gravitó en el Superclásico.

Con varias pérdidas de pelota y algún que otro remate muy desviado, Esequiel Barco redondeó un partido para el olvido con el detalle de que no completó ni intentó gambetear a un rival durante los 98 minutos que se jugaron en el Monumental.

Barco no pudo completar gambetas exitosas durante el Superclásico

Pese a que es su principal virtud por lo que genera y de la forma en la que encara a los rivales, Esequiel Barco no estuvo con la confianza necesaria durante el Superclásico para sacarse a un jugador de Boca de encima y por eso descargó siempre lo más rápido que pudo.

De esta manera, Esequiel Barco olvidará rápidamente este Superclásico ya que fue el primer partido desde que llegó a River en el que no solo no logra desprenderse sino que tampoco pudo sobrepasar a un rival durante el tiempo en cancha.

El impreciso partido que tuvo Esequiel Barco ante Boca

Además de no lograr gambetear a jugadores de Boca, Esequiel Barco estuvo indeciso e impreciso con la pelota perdiéndola en nueve ocasiones y rematando en tres ocasiones sin poder generar peligro en el arco de Sergio Romero.

Sin embargo, Martín Demichelis decidió confiar en Esequiel Barco más allá de las fallas ofensivas que tuvo y lo dejó en cancha durante todo el partido reemplazando a los jugadores que tenía a su alrededor: Nacho Fernández, Claudio Echeverri, Rodrigo Villagra y Pablo Solari.