Más allá de que a la hora de atacar fue una pieza resolutiva y hasta metió tres centros peligrosos, el ingreso deAgustín Sant’Anna terminó siendo perjudicial para River ya que al lateral le pesó el Superclásicoy nunca se metió en el partido.

Titular para muchos, Agustín Sant’Anna ya había demostrado muy buenos destellos que ilusionan a todo River con su rendimiento. Sin embargo, nada de esto se vio en el partido con Boca y hasta el rival pudo aprovechar el nerviosismo del ex Defensa y Justicia.

El mal desempeño de Sant’Anna en su ingreso ante Boca

Tratando de reemplazar a un Andrés Herrera que tuvo altibajos en el partido, Sant’Anna tenía como principal misión frenar las escaladas de Lautaro Blanco por el carril izquierdo. Una tarea que no pudo cumplir ni siquiera cuándo el que desbordó fue Merentiel.

Desbordado ante los constantes ataques de Boca por el sector izquierdo, el lateral del Millonario no pudo contra Merentiel en el centro atrás que terminó con el gol de Medina demostrando que definitivamente ésta tarde de domingo no fue la suya.

La variable ofensiva de Sant’Anna que le da a River

Más allá de los problemas que tuvo a la hora de marcar, Agustín Sant’Anna volvió a dejar en claro que sus centros son cosa seria y generó dos situaciones clarísimas desde su pierna derecha: un centro que cayó en la cabeza de Miguel Borja y otro que Facu Colidio no pudo agarrar de lleno.

De esta manera, Sant’Anna tuvo dos caras en el Superclásico pese a que se ganó más críticas que elogios por lo importante que resultó para el resultado final verse desbordado en el centro que terminó en gol de Boca decretó el empate que aleja a River de la cima de la Zona A.