Pese a que muchos lo creían "retirado" y en el ocaso de su carrera después de pasar desapercibido en el fútbol turco, Radamel Falcao está más vigente que nunca y lo demuestra fin de semana tras fin de semana con la camiseta del Rayo Vallecano. Sí, esa que es idéntica a la de River, el club que lo vio nacer, con la banda roja cruzándole el pecho. El Tigre está de racha y gracias a un golazo suyo, el Rayo venció 1-0 a Barcelona en condición de local.

El conjunto de Vallecas ahogó al Blaugrana en una salida desde el fondo a los 29 minutos, el Tigre trazó la diagonal y cuando tenía para definir con derecha, decidió tomarse un tiempo de más en el área, como solo los goleadores de raza saben hacer, enganchó, dejó fuera de jugada a Piqué que lo venía marcando y con sutileza la colocó de zurda al segundo palo. 

Cuarto tanto para el ex Millonario en la actual Liga Española -solo seis partidos jugados- y no fue un gol más, sobre todo para su equipo, ya que con este triunfo el Vallecano cortó una racha de 14 derrotas consecutivas ante Barcelona y se llevó una victoria fundamental para ubicarse en puestos de Europa League al cabo de once partidos disputados.

Falcao: remera rota, cambio y ovación

Para cerrar una noche de ensueño, el Tigre se fue reemplazado a los 75 minutos y se ganó la ovación del Campo de Fútbol de Vallecas -así se conoce al estadio del conjunto local-, además de que segundo antes, disputando una pelota se cruzó con Piqué y terminó con la remera rota, como para darle más epícidad a su actuación.