El jueves 3 de junio del 2021 marcará un antes y un después en la memoria y en la carrera de Julián Álvarez. El delantero de River vive un presente de ensueño, y sus grandes rendimientos dentro de la cancha con la camiseta de River lo catapultaron a su primera convocatoria a la Selección Argentina mayor, para disputar la doble jornada de Eliminatorias frente a Chile y Colombia y con la posibilidad latente de formar parte de la lista final pensando en la Copa América que se desarrollará en Brasil.

Esta noche desde las 21 en Santiago del Estero, el equipo nacional disputará su quinta presentació en el certamen frente al conjunto trasandino, donde Álvarez será la única cara riverplatense presente debido a las ausencias confirmadas de Franco Armani y Gonzalo Montiel, quienes no pudieron viajar a la provincia del norte argentino debido a que sus testeos PCR todavía fuguran como positivos luego de la enfermedad que transitaron el mes pasado, y ese es un condicionante que tanto la FIFA como la gobernación de la provincia donde se va a jugar el partido para denegar la entrada de los futbolistas a dicho territorio.

En este contexto, Lionel Scaloni confirmó ayer la formación para enfrentar a Chile, con un esquema 4-3-3. Emiliano Martínez; Juan Foyth, Lucas Martínez Quarta, Cristian Romero, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Lucas Ocampos; Lionel Messi, Lautaro Martínez y Ángel Di María serán los 11 que salgan a la cancha buscando una victoria que lo siga posicionando en los primeros puestos de la tabla de posiciones.

Los antecedentes de Álvarez en las selecciones juveniles

Julián tuvo una extensa trayectoria en dos de las categorías más importantes de las categorías juveniles de la Selección. En la Sub-20 disputó el Sudamericano Sub-19 de Chile, donde Argentina fue subcampeón y donde marcó un gol en 9 partidos. Unos meses más tarde disputó el Mundial de la categoría en Polonia, donde jugó los 4 partidos que jugó el equipo albiceleste. Y finalmente formó parte del plantel Sub-23 que disputó el Preolímpico el año pasado en Colombia, donde fue uno de los puntos más altos de Argentina que fue campeón. Allí marcó un gol en siete partidos.