River sigue involucionando en el peor momento para hacerlo. En pocos días tendrá su debut en la Copa Libertadores y los cuestionamientos hacia Martín Demichelis y los jugadores van en aumento por una simple razón: los resultados no acompañan y el funcionamiento mucho menos.

Después de un primer tiempo demasiado chato donde Huracán terminó imponiendo sus condiciones, el Millonario pudo haberse puesto en ventaja en el segundo tiempo en alguno de sus arrebatos ofensivos pero quedó mal parado en un contragolpe, Mazzanti no perdonó y lo dejó con las manos vacías.

Con este resultado, el Más Grande quedó tercero con 21 unidades y además perdió el invicto: llevaba once partidos sin conocer la derrota en el campeonato, con más empates que triunfos (seis contra cinco). Lo que más preocupa es que apenas ganó tres de los últimos nueve encuentros, algo poco común en River.

Síntoma de que hay algo que no está funcionando. Si bien el Millonario sigue peleando arriba y lo seguirá haciendo, los números comienzan a preocupar a todos, sobre todo a los hinchas, y ahora se viene la Copa Libertadores en donde no hay margen de error.

Contando todas las competiciones, el invicto de River se extendía a 13 partidos (siete triunfos y siete empates). El próximo partido será ante Deportivo Táchira en Venezuela y luego se medirá con Rosario Central por la anteúltima fecha de la primera ronda de la Copa de la Liga.