River Plate cuenta con una enorme cantidad de títulos, no solamente a nivel doméstico sino también en el marco del plano continental y mundial. Eso, sumado a sus grandísimos jugadores, su incomparable hinchada, su filosofía única y su infraestructura imponente lo hacen el equipo más importante del fútbol argentino.

Sin embargo, es un hecho ineludible que, a lo largo de la historia, el elenco Millonario ha sufrido por fallos arbitrales que fueron decisivos en partidos muy importantes, algunos de ellos que definían campeonatos. Por ello, sin ningún tipo de dudas, el Más Grande podría tener en sus vitrinas todavía más títulos de los que tiene.

En medio de ese panorama, hacemos un repaso, uno por uno, por aquellas decisiones arbitrales equivocadas que más perjudicaron a River durante su rica historia. Fallos de las autoridades que no tuvieron un acierto en ese entonces y que podrían haber torcido el destino, haciendo que el Millonario cuente con más alegrías de las que tiene.

1962 – Boca 1 River 0

9 de diciembre de 1962. River y Boca llegaron a la anteúltima fecha del campeonato de ese año en lo más alto de la tabla de posiciones. Casualmente, en ese momento se encontraron frente a frente con la Bombonera como escenario. Allí terminó teniendo lugar uno de los compromisos más escandalosos que se recuerden en la máxima categoría del fútbol argentino.

El brasileño Valentim puso en ventaja a Boca, de penal, a los 14 minutos del primer tiempo. Sin embargo, cuando faltaban apenas 10 minutos para que concluya el juego, River tuvo una oportunidad inmejorable para encontrar la paridad y rescatar por lo menos un punto que podría haber sido decisivo en un torneo que no pudo ganar.

Nai Foino, árbitro del cotejo, sancionó penal para River y Delem se encargó de ejecutarlo. El brasileño le pegó de derecha pero Antonio Roma, portero Xeneize, se adelantó nada más ni nada menos que dos metros y mandó el esférico al tiro de esquina. Allí fue cuando el mencionado colegiado, ante la catarata de protestas, se despachó con una frase insólita: “Aire, penal bien pateado es gol”.

1968 – River 1 Vélez 1

El 22 de diciembre de 1968, River y Vélez chocaron en el Gasómetro de San Lorenzo de Almagro. El partido se desarrolló en el marco del triangular final del Torneo Nacional de ese año y también incluía a Racing Club. El Millonario tuvo absolutamente todo a disposición para cortar con la extensa sequía pero un increíble fallo arbitral lo privó de festejar.

En el primer partido, River superó a Racing por 2-0. Por ende, si superaba a Vélez en su segunda presentación, se aseguraba el título. José Luis Luna adelanta a Vélez pero Daniel Onega lo empata para el Más Grande. Así fue como llegaron los 37 minutos del segundo tiempo, momento en el que llegó una de las jugadas más recordadas de la historia del fútbol argentino.

Jorge Recio, el volante central de River, metió un cabezazo brutal de pique al suelo. Allí fue cuando Luis Gallo, defensor del Fortín que estaba sobre la línea, voló y desvió la pelota con la mano. Un penal clarísimo que no fue sancionado por Guillermo Nimo. El duelo culminó 1-1 y el Millonario quedó masticando bronca porque el campeón fue Vélez al superar a Racing por 4-2 en el último cruce.

1989 – Boca 0 River 0

El 24 de julio de 1989, River vistió a Boca en la Bombonera por la Liguilla Pre Libertadores. En aquella jornada, el Superclásico culminaría con un pálido empate sin anotaciones. Sin embargo, contaría paralelamente con uno de los fallos más ridículos e increíbles de toda la historia, el cual tendría al árbitro Juan Bava como protagonista.

En ese contexto, Bava le anuló sin ninguna explicación un golazo a Daniel Passarella, el cual hubiese sido el tanto número 100 del exdefensor con la camiseta Millonaria. Posteriormente, el propio juez reconocería públicamente que se había equivocado. Ah, también indicaría que siempre fue hincha del rival de toda la vida, algo que, sin lugar a dudas, explica todo.

“Yo le anulé a Passarella lo que hubiese sido el gol 100 con la camiseta de River. Me equivoqué, era principiante. Él me decía: ‘¿Qué cobraste? ¡Estás loco!’. Pero le dije que el partido siga porque si no nos mataban a todos. Después le reconocí que me había equivocado, le pedí disculpas. Le tengo respeto y aprecio porque fue el gran capitán, peleó por la camiseta, fue un jugador fundamental de una época”, indicó Bava al respecto.

2011 – Boca 2 River 0

En el Torneo Clausura 2011, River transitaba un momento realmente delicado en el que luchana por la permanencia. En ese contexto visitó a Boca en la Bombonera y comenzó mejor que su rival. Sin embargo, un escandaloso arbitraje protagonizado por Patricio Loustau le facilitó un triunfo por 2-0 al local que le terminaría costando muy caro al Más Grande.

Sucedió el 15 de mayo de dicho año, cuando el equipo comandado por Juan José López salió a buscar los tres puntos pero se encontró con una actuación arbitral prácticamente sin precedentes, inclinando la cancha de una forma pocas veces vista y tan alevosa que hasta los propios jugadores locales se sorprendieron. Un desempeño completamente turbio.

En ese partido tuvieron lugar varias infracciones claras dentro del área de Boca, desde agarrones en pelotas paradas hasta entradas plagadas de juego brusco. Sin embargo, ni Loustou ni los jueces de línea vieron nada y River fue plagándose de nerviosismo ante un panorama que parecía indeclinable teniendo en cuenta la actuación de las autoridades.

2017 – Lanús 4 River 2

El 31 de octubre de 2017, River estuvo a un paso de meterse en la gran final de la Copa Libertadores de ese año. Había superado a Lanús por 1-0 en el Monumental y se encontraba dos goles arriba como visitante. Pero el colombiano Wilmar Roldán con su equipo y pese a contar con la ayuda de la tecnología se encargaron de truncar el sueño.

Ya en el partido de ida, el brasileño Wilton Sampaio debió expulsar a José Sand por un planchazo sobre Jonatan Maidana pero no lo hizo. De todas maneras, lo más alevoso llegó en el compromiso decisivo, donde Roldán diagramó una obra maestra del terror para que los de Jorge Almirón se transformen en el rival de Gremio de Porto Alegre.

Primero, con el partido 2-0 en favor de River, se omitió una clara mano de Iván Marcone dentro del área. Era penal clarísimo pero el mismo no fue sancionado. Posteriormente, justo antes del 3-2 parcial de Lanús, Román Martínez le aplicó un golpe durísimo a Ariel Rojas. Debió haber sido expulsión y la anulación de ese tanto del Granate. Pero nada de eso sucedió. Insólito.

2020 – Atlético Tucumán 1 River 1

El 7 de marzo de 2020, River visitó a Atlético Tucumán siendo consciente de que, con una victoria, se consagraría campeón de la Superliga. Pero, nuevamente, el equipo Millonario se encontró con la figura de Patricio Loustau. El árbitro, que ya lo había perjudicado claramente años antes contra Boca, volvió a despacharse con una actuación históricamente negativa.

Primero, cuando se desarrollaba el primer tiempo, Ignacio Fernández asistió a Rafael Santos Borré que abrió el marcador para los de Marcelo Gallardo. Sin embargo, el árbitro, a instancias del asistente Gabriel Chade, anuló el festejo Millonario por una posición adelantada inexistente. De hecho, no había ningún tipo de dudas al respecto.

Posteriormente, ya en la etapa complementaria, Leonardo Heredia cruzó al propio Nacho Fernández dentro del área del Decano. Loustau no vio penal pese a que la infracción fue clarísima. El compromiso culminó empatado 1-1 y River se quedó con las manos vacías como consecuencia de la victoria de Boca como local de Gimnasia y Esgrima La Plata.

2021 – Palmeiras 0 River 2

En el partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores 2020, River Plate no jugó nada bien en el estadio de Independiente y cayó 3-0 como local de Independiente. Pese a ello, el Millonario fue con todo a Brasil con la idea de revertir la serie. Y estuvo muy cerca de hacerlo si no fuese por un nuevo escándalo arbitral que lo dejó afuera.

Es que los de Gallardo se fueron al descanso dos goles arriba por los tantos de Robert Rojas y Rafael Santos Borré. Y, en el arranque de la etapa complementaria, River había igualado la serie gracias a una extraordinaria anotación conseguida por Gonzalo Montiel. Sin embargo, las autoridades, a instancias del VAR, anularon la celebración de forma inexplicable.

Teóricamente, las autoridades sancionaron una posición adelantada en la maniobra previa. Pero con ninguna cámara se puede apreciar lo expresado por el VAR. Finalmente, el árbitro uruguayo Esteban Ostojich dio marcha atrás y le robó la ilusión a un River que estaba envalentonado y metiendo un pie en una nueva final de la Copa Libertadores.

2022 – River 0 Vélez 0

River no jugó de la mejor manera los octavos de final de la Copa Libertadores 2022. De hecho, cayó merecidamente por 1-0 en el duelo de ida como visitante de Vélez, algo que lo obligó a recuperarse de forma contundente en el Estadio Monumental. Pero la poca eficacia y la actuación de los árbitros atentó contra este objetivo.

El 6 de julio de 2022, el Millonario desperdició una enorme cantidad de chances de gol claras y lo terminó pagando caro. Pero también doblegó al Fortín en una ocasión cerca del cierre, cuando Matías Suárez desató la locura de todos y cada uno de los hinchas de River con una anotación que, nada más ni nada menos, igualaba la serie.

Sin embargo, el VAR convocó al chileno Roberto Tobar, que acudió a las imágenes para verificar lo acontecido. Posteriormente, sin demasiado convencimiento y luego de ver la acción de manera repetida, el juez terminó sancionando mano del delantero de River, algo que no se pudo verificar en ninguna imagen.