A lo largo de la era moderna, River Plate ha protagonizado ventas realmente importantes e impactantes que generaron fuertes ingresos de dinero a las arcas del club. Jugadores que deslumbraron al mundo defendiendo la camiseta del conjunto Millonario recalaron en pesos pesados del exterior, que efectuaron inversiones imponentes por sus servicios.

Pero, paralelamente, el Más Grande también ha sabido llevar a cabo adquisiciones rutilantes. Inclusive, algunas de ellas tuvieron que ver con regresos muy esperados de futbolistas que anteriormente ya se habían ganado el corazón de los hinchas apoyados en muy buenos rendimientos en la escuadra del barrio porteño de Núñez.

Así las cosas, llevamos adelante un repaso, uno por uno, por los retornos más anhelados y esperados de los últimos tiempos. Aquellas vueltas que generaron una alegría absolutamente categórica no solamente en los fanáticos de River sino en todos y cada uno de los integrantes de la entidad Millonaria. Regresos que no pasaron desapercibidos.

Gonzalo Martínez (2023)

Entre 2015 y 2019, Gonzalo Martínez vistió la camiseta de River, ganándose el corazón de todos los hinchas Millonarios. Es que el Pity fue uno de los nombres propios más importantes de la era de Marcelo Gallardo como director técnico y eso se terminó plasmando de forma contundente en el partido más destacado de todos: la final contra Boca en Madrid.

Poco después de ello, el volante ofensivo se marchó a Atlanta United y luego tuvo un paso por Al-Nassr. Finalmente, en agosto de 2023, el nacido en Guaymallén, provincia de Mendoza, concretó su anhelado regreso a Núñez. Lo hizo mientras se recuperaba de una severa lesión, algo que no le impidió concretar su deseo y el de millones de fanáticos.

Ignacio Fernández (2022)

Otra de las piezas más importantes de la gloriosa etapa de Marcelo Gallardo como entrenador de River fue, sin lugar a dudas, Nacho Fernández. El mediocampista fue el cerebro del Millonario entre 2016 y 2020, convirtiéndose en un jugador completamente determinante para lograr conquistas que quedaron marcadas.

Luego, entre 2021 y 2022, el exjugador de Gimnasia y Esgrima La Plata y Temperley tuvo un paso por Atlético Mineiro. Sin embargo, terminó regresado al club donde mejor rindió. Poco antes de la llegada del 2023, Nacho volvió a River para iniciar una nueva aventura, algo que desató la felicidad de todos los hinchas Millonarios.

Juan Fernando Quintero (2022)

Dueño de un talento poco habitual, Juan Fernando Quintero estaba hecho para jugar en River. Esa historia no podía terminar mal. Por el contrario, el fabuloso crack colombiano expuso actuaciones formidables y hasta marcó uno de los goles más importantes de toda la historia del Millonario: el 2-1 parcial contra Boca en Madrid.

Pero, en medio de la pandemia, el mundialista con la Selección Colombia se marchó a China para jugar en Shenzhen. Allí las cosas no salieron como se esperaban y a Quintero terminó retornando a River a principios de 2022. Un jugador que fue recibido con los brazos abiertos y que volvió a desplegar toda su magia.

Andrés D’Alessandro (2016)

Andrés D’Alessandro es uno de los grandes jugadores que se formaron en las divisiones inferiores de River en las últimas décadas. De hecho, durante su primera etapa en el Millonario, el Cabezón deslumbró al país entero, algo que valió su traspaso al continente europeo para jugar primero en Wolfsburgo y después en Portsmouth y Real Zaragoza.

Finalmente, en 2016 y después de pasos también por San Lorenzo de Almagro e Internacional de Porto Alegre, D’Alessandro volvió a River. Y lo hizo estando completamente vigente, por lo que se convirtió de inmediato en una pieza clave del equipo titular que por entonces dirigía Marcelo Gallardo. Su segunda etapa duro menos de un año.

Luis González (2015)

Otro regreso muy esperado fue el de Luis González, un fino mediocampista que había maravillado durante su primer paso por River, el cual se produjo entre 2002 y 2005. Tras una exitosa aventura en Europa, el volante surgido de las divisiones inferiores de Huracán terminó retornando a Núñez en 2015. Sin lugar a dudas, un refuerzo de lujo.

Después de militar en Porto, Olympique de Marsella y Al-Rayyan, Lucho pegó la vuelta envalentonado por el gran presente que transitaba el River de Gallardo. Sin embargo, entre 2015 y 2016, no pudo repetir lo hecho una década atrás, por lo que se terminó marchando a Athletico Paranaense, donde le puso punto final a su carrera profesional en 2021.

Javier Saviola (2015)

Otro que volvió a River durante el fenomenal año 2015 del Millonario fue Javier Saviola, alguien que se había marchado de muy joven, allá por el año 2001. Luego de pasos por equipos realmente pesados de Europa, el Conejito regresó al club de sus amores, aunque lo cierto es que tampoco pudo rendir de la forma que se esperaba.

Tras estadías en Barcelona, Mónaco, Sevilla, Real Madrid, Benfica, Málaga, Olympiakos y Hellas Verona, Saviola pegó la vuelta generando una felicidad extrema entre los fanáticos de River. De todos modos, su 2015 no fue bueno: no pudo marcar ninguna anotación al cabo de 17 compromisos de carácter oficial con el primer equipo.

Pablo Aimar (2015)

Poco antes del regreso de su compinche Javier Saviola, con el que había conformado una sociedad magnífica muchos años antes, el que retornó a River fue Pablo Aimar. Sí, uno de los nombres propios más talentosos que defendieron la camiseta del equipo Millonario durante las últimas décadas. Pero, una vez más, la historia no terminó de la mejor manera.

El Payasito, que se había ido a Europa en 2000 para jugar en Valencia, Real Zaragoza y Benfica y que posteriormente tuvo un paso por el Johor Darul Takzim de Malasia, hizo la pretemporada con River a comienzos de 2015. Sin embargo, las lesiones le jugaron una mala pasada y solamente pudo ver acción en dos encuentros oficiales.

Fernando Cavenaghi (2011)

Una de las vueltas más conmovedoras de todas fue la de Fernando Cavenaghi, quien había debutado en River a comienzos de 2001 y que se había transformado en un goleador implacable que después militó en Spartak Moscú, Girondins de Burdeos, Mallorca e Internacional de Porto Alegre. Es que regresó en el momento más delicado de todos.

A mediados de 2011, después de que River confirmó el peor tropiezo de su historia, el Cavegol volvió acompañado por Alejandro Domínguez. Y fue completamente vital no solamente para que el Millonario consiga el ascenso sino también para que el retorno a Primera sea plagado de anotaciones, de gloria y también de títulos.

Ariel Ortega (2006)

Ariel Ortega tuvo varios regresos al club de sus amores, pero el más significativo de los recientes fue en 2006, después de haber jugado en Newell’s Old Boys de Rosario, algo que dolió y mucho en el Millonario teniendo en cuenta que el propio futbolista expresaba repetidamente que quería retornar, algo que no iba de la mano con el repudiable accionar de la dirigencia.

De cara a la segunda mitad del año 2006, el Burrito volvió a River y su regreso fue maravilloso, como siempre. En el mismo quedó marcado aquel impresionante gol de emboquillada sobre San Lorenzo de Almagro en medio de una tarde lluviosa. Sin lugar a dudas, uno de los futbolistas más queridos por los hinchas en toda la historia.

Marcelo Gallardo (2003)

Otro gran producto de las divisiones inferiores de River fue Marcelo Gallardo, que dio sus primeros pasos durante la genial década de 1990, algo que le valió una transferencia de Mónaco, uno de los equipos más importantes de Francia. Pero el corazón del Muñeco siempre estuvo en el Millonario y eso también quedaría al descubierto durante su etapa como director técnico.

A mediados del año 2003, Gallardo, todavía en completa plenitud, le puso punto final a su aventura en Mónaco y volvió al equipo que lo vio nacer. Y, como no podía ser de otra manera, se transformó inmediatamente en un jugador muy importante para River. Más tarde volvería a marcharse, y, una vez más, volvería a militar en Núñez.

Marcelo Salas (2003)

Ese año 2003 se vio caracterizado por grandes regresos. Es que el de Marcelo Gallardo no fue el único, ya que también volvió el fenómeno José Marcelo Salas. Sí, ese delantero chileno que había roto todas las redes que se habían puesto en su camino entre 1996 y 1998 con la camiseta de River. El Matador estaba de vuelta.

La segunda aventura de Salas en el Millonario se prolongó hasta 2005 pero se vio caracterizada por algunas lesiones. De todas maneras, el exjugador de Universidad de Chile, Lazio y Juventus se las ingenió para despacharse con 17 anotaciones y cinco asistencias al cabo de 48 encuentros oficiales durante este nuevo paso por River.