River Plate siempre se caracterizó por contar con una cantera envidiable de la cual surgieron futbolistas que no solamente brillaron de forma contundente en el equipo Millonario sino que, paralelamente, fueron muy importantes para la Selección Argentina y que también pisaron realmente fuerte en equipos muy destacados del continente europeo.

Pero, al mismo tiempo, el Más Grande supo llevar a cabo compras muy rutilantes, algo que, de manera temprana, le proporcionó el apodo que lleva hasta el día de hoy. Muchos de esos jugadores se transformaron en piezas fundamentales para conseguir títulos históricos y hasta se convirtieron en ídolos. Pero otros tantos no estuvieron a la altura de las circunstancias.

A su vez, también está el lote de aquellos jugadores que sonaron con fuerza para desembarcar y que inclusive estuvieron a solamente un paso de ponerse la camiseta de River. Sin embargo, por un motivo y otro, no terminaron vistiendo los colores del Millonario. Por ello, hacemos un repaso por esos once grandes futbolistas que se quedaron a las puertas de La Banda.

Josep Guardiola (2005)

A mediados de 2005, River protagonizó un fuerte recambio, desprendiéndose de grandes figuras como Javier Mascherano y Luis González y finiquitando fichajes que no estuvieron a la altura del club. Por ello es que terminó teniendo lugar un bache muy importante que atentó contra las aspiraciones del Millonario en los próximos años.

De hecho, a mitad de ese año, quien estuvo a punto de llegar pero no terminó haciéndolo fue el mismísimo Josep Guardiola, quien se encontraba transitando los últimos momentos de su carrera como futbolista profesional. El propio representante del actual entrenador había reconocido el interés pero River nunca aceleró por él y todo quedó en la nada: “Le interesa la idea y por eso ha dado el visto bueno para el inicio de las negociaciones”.

Ariel López (1997)

Si hay alguien que realmente estuvo a medio paso de jugar en River, ese fue Ariel “Chupa” López. En 1997, en medio de un presente envidiable del conjunto Millonario, el goleador de Lanús tuvo todo listo para recalar en Núñez. De hecho, ya se había pactado un pago de 2.150.000 dólares por la mitad de su pase. Pero todo se desmoronó a último momento.

Es que, en los estudios médicos, se detectaron secuelas de una rotura de ligamentos en la rodilla derecha, por lo que River terminó bajando el pulgar. Posteriormente, el atacante se marchó al Genoa de Italia y más tarde pasó por San Lorenzo de Almagro, Mallorca, Hércules, Quilmes, Necaxa y Pumas UNAM, además de su vuelta al Granate.

Martín Palermo (1997)

También en 1997, River estuvo a nada de cerrar la llegada de Martín Palermo, uno de los delanteros del momento en el fútbol argentino. El Loco venía deslumbrando partido tras partido en Estudiantes de La Plata y esto había despertado el interés de un Ramón Díaz que se encontraba buscando refuerzos para el futuro del Millonario.

El resto de la historia es muy conocida: cuando Palermo estaba a punto de ser fichado por River, el desenlace fue otro y el ariete terminó desembarcando en el rival de toda la vida, donde se transformó en el máximo goleador histórico de dicha institución. Inclusive, el propio exdelantero reconoció en más de una oportunidad que estuvo a nada de jugar en Núñez.

Guti (2012)

A mediados de 2012, River volvió a la máxima categoría del fútbol argentino y empezó a barajar posibilidades para mejorar el equipo. En ese contexto, surgió un nombre que absolutamente nadie tenía en los planes: el de Guti, un auténtico mito español de Real Madrid, que se encontraba inactivo desde hacía varios meses, teniendo una última aventura en Besiktas.

“Estuve en un 99% de ir a jugar a River, pero mi mujer y yo pensamos la situación y decidimos que no era lo más conveniente. Argentina está muy lejos y ella está embarazada. Necesita estar cerca de su familia”, terminó manifestando el tres veces campeón de la UEFA Champions League con el Merengue, explicando los motivos de su negativa cuando todo parecía estar listo.

José Luis Chilavert (1988)

José Luis Félix Chilavert es, sin ningún tipo de dudas, uno de los arqueros más importantes de toda la historia del fútbol. De hecho, generó una auténtica revolución para el puesto marcando goles de penal y de tiro libre y se transformó en uno de los máximos ídolos históricos de Vélez Sarsfield. Y, en 1988, tuvo todo en bandeja para jugar en River.

Inclusive, ese año, el paraguayo estuvo entrenando con el plantel de River. Fueron un par de semanas después de haber impactado en el arco de San Lorenzo de Almagro. Finalmente, su permanencia en el Millonario no se concretó y terminó recalando en el Zaragoza de España, donde se mantuvo hasta 1991 para volver al país y llegar al Fortín de Liniers.

Diego Maradona (1981)

Lógicamente, el pase frustrado de Diego Armando Maradona a River es el más rutilante de todos tratándose de uno de los jugadores más importantes de toda la historia del fútbol. En 1981, tras dejar a todos con la boca abierta en Argentinos Juniors, Pelusa estuvo a un paso del Millonario pero, inesperadamente, la historia no tuvo un final feliz.

A último momento, Rafael Aragón Cabrera, por entonces presidente de River, desestimó las negociaciones cuando Maradona pidió algo más de dinero. “Me derribaron la ilusión de ir a River”, supo declarar quien poco después sería transferido a Boca. Sí, Diego estaba extremadamente esperanzado con ponerse la camiseta más hermosa del mundo.

Alfredo Cascini (2001)

“Contra Boca me fue bien. Con Estudiantes le gané las dos veces que jugamos y con Independiente le ganamos bastante. No sé si lo tengo de hijo pero hay algo especial: me gusta mucho jugar contra Boca”. Esas fueron las palabras de Alfredo Cascini a mediados de 2001, cuando el Mosquito sonaba con mucha fuerza para llegar a River.

Tras una temporada en el Toulouse de Francia, Cascini tenía casi todo arreglado para llegar al Millonario y se ilusionaba teniendo en cuenta que era hincha del club. Sin embargo, River demoró más de la cuenta en avanzar por sus servicios y el tenaz mediocampista no terminó llegando. Más tarde jugaría en el rival de toda la vida, completando una interesante estadía allí.

Ezequiel Lavezzi (2007)

Arrancaba el 2007 y Ezequiel Lavezzi buscaba un cambio de aires después de muy buenos rendimientos en San Lorenzo de Almagro. Allí fue cuando apareció River, que buscaba delanteros para volver a ser campeón. Y todos los cañones apuntaron hacia el Pocho, que, durante varias semanas, estuvo muy cerca de concretar su arribo al Millonario.

“No soy reemplazante de nadie. Higuaín ya está, ya se fue. Yo voy a River para hacer lo mío. Soy un jugador para River. San Lorenzo me va a vender”, había indicado el propio Lavezzi, dejando en claro que estaba todo arreglado para que se produzca la transferencia. Pero nada de eso ocurrió y el mundialista con la Selección Argentina siguió un tiempo más en el Ciclón.

Gabriel Bordi (1999)

Muchos no recordarán a Gabriel “Tanque” Bordi. Sin embargo, fue un delantero que impactó en el ascenso argentino, algo que le proporcionó un pase al Napoli de Italia. De todas maneras, allí no encontró lugar y buscó espacio en otro lado. Así fue como apareció en escena River, por intermedio de una gestión realizada por el representante Gustavo Mascardi.

De cara a la temporada 1999/2000, el Millonario llegó a inscribir a Bordi para jugar el Torneo Apertura. Sin embargo, nada se terminó plasmando al potente atacante volvió a Italia. Luego tendrías pasos por Quilmes y Racing de Córdoba en el país, aunque diagramaría la mayor parte de su carrera en el continente europeo.

Toninho (1993)

Antes del comienzo del Torneo Apertura 1993, el brasileño Toninho estuvo a nada de jugar en River. De hecho, el delantero, apodado “Biblico”, llegó a posar con la camiseta del Millonario, donde se entrenó en dos oportunidades. De todas maneras, el futbolista no terminó convenciendo a Daniel Passarella, por entonces entrenador del Más Grande, que bajó el pulgar.

“Yo no estoy para hacer pruebas en ninguna parte. Mis goles son suficientes para firmar cualquier contrato”, exteriorizó, enojado, el hombre que militó en equipos como América de México, Deportivo Cali, Colo Colo, Fluminense, Junior de Barranquilla, Tolima y Universitario de Lima a lo largo de su trayectoria como futbolista profesional.

Juan Román Riquelme (1996)

En 1996, instantes antes de terminar recalando en Boca, el mismísimo Juan Román Riquelme estuvo a punto de ser jugador de River. De hecho, su desembarco en el Millonario llegó a ser confirmado en conjunto con el de Emanuel Ruiz, ambos de Argentinos Juniors. Pero los dos nombres propios culminaron en Boca.

Días después de concretar el fichaje de Sebastián Pena, River quería seguir aprovechando la mala situación que atravesaba el Bicho de La Paternal e iba con todo por dos prometedores juveniles. La cifra por la que la llegada de ambos jugadores estuvo a punto de concretarse se tradujo en 1.300.000 dólares. Pero todo quedó en la nada.