Cargando...

Respaldo incondicional y desahogo final

Respaldo incondicional y desahogo final

Respaldo incondicional y desahogo final

POR GERMáN BALCARCE

(Incluye videos) Cerca de 50.000 personas dieron el presente en el Monumental, donde a pesar de la mala campaña en el torneo local apoyaron a River y se fueron con cierto alivio por el 1-1.

El campeón de América está muy lejos de lo que supo ser, tanto en funcionamiento como en resultados. Más allá de no haber ganado títulos locales desde que asumió, Marcelo Gallardo fue protagonista de un certamen -el que ganó Racing- y estuvo en zona de vanguardia en el siguiente hasta que cayó en el bajón post Copa Suruga Bank. Ahora el panorama es distinto. River virtualmente se encuentra fuera de toda pelea, pero aun así los hinchas lo acompañan de forma masiva.

Luego del recibimiento habitual, al grito de "River, mi buen amigo", apareció el respaldo de la gente mediante "River, River, River, River, corazón, ésta es tu hinchada que te quiere ver campeón" y la ovación tradicional para Marcelo Gallardo: "Muñeeecooo, Muñeeecooo". Otro rito fue dirigido hacia Marcelo Barovero, el capitán que ya se extraña a cuenta: "Trapito es de River, de River no se va". Y para cerrar la antesala, "el que no salta, abandonó" para el rival eterno.

Andrés D'Alessandro generó varios aplausos y despertó entusiasmo

Una vez comenzado el encuentro, hubo aliento incondicional, sin juzgar el rendimiento bastante flojo que el equipo exhibió durante buena parte de la tarde noche en el Monumental. Ni siquiera existió una calentura expresada de manera masiva cuando Rodrigo Mora falló el penal. Los enojos se trasladaron a Santiago Silva, de pasado en Boca, y ocasionalmente para Walter Erviti, otro con antecedentes de azul y amarillo. El delantero uruguayo fue tratado de "burroooo" después de un tiro desviado, mientras que el volante escuchó una catarata de silbidos al salir.

"Para ser campeón, hoy hay que ganar" fue la manifestación de apoyo para levantar el rendimiento. Paradójicamente, también sonó "vamos a salir campeones, otra vuleta vamos a dar". Cuando la desazón por otra caída invadía las tribunas, Lucas Alario consiguió la igualdad a través de un cabezazo y desató "todos los domingo' a la tarde yo vengo a alentarte, seguimos aguantando los trapos para verte a vos". Así, la despedida fue buena, más allá de saber que Godoy Cruz está muy lejos en la cima de la Zona 1.

+ EDITORIAL: Operativo rescate

+ LOS PUNTAJES: El jugador x jugador vs. Banfield

+ GALLARDO: autocrítico y sincero, de cara a lo que viene

+ FOTOS: Las imágenes del partido

+ POSICIONES: Así está la tabla


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar