Cargando...

Un Príncipe inmEnzo

Un Príncipe inmEnzo

Un Príncipe inmEnzo

POR EMMANUEL SERRUYA

Hoy se cumplen 32 años desde que Enzo Francescoli usó por primera vez el Manto Sagrado. Llegó desde Wanderers, donde había maravillado a propios y ajenos, y con sus pinceladas, terminó convirtiéndose en uno de los máximos ídolos de River Plate.

Corría el año 1983, el Millonario ya no contaba con Passarella, Ramón Díaz, Kempes y el Beto Alonso que habían brillado en la etapa anterior y el principal objetivo en cuanto a refuerzos, era el alto y flaco delantero uruguayo que la estaba rompiendo en Wanderers, Enzo Francescoli.

Las negociaciones fueron complicadas, el equipo de Montevideo no quería desprenderse de su joya así como así, la situación económica de River no era la mejor y encima había rumores de que poderosos equipos europeos también estaban interesados en él. Luego de que el propio Enzo insistiera varias veces a los dirigentes uruguayos para que permitieran su incorporación al Millonario, el 21 de abril se firmó la transferencia.

Tan sólo tres días después, en un Monumental colmado por la expectativa de ver en la cancha al flamante refuerzo, con la 10 en la espalda, hizo su aparición Enzo Francescoli: “Vení vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar, que de la mano, de Francescoli, todos la vuelta vamos a dar”.

River ganó 1 a 0 frente a Huracán, pero lo que quedó en la retina de los hinchas del Más Grande, fue la actuación del debutante. Su gambeta exquisita y su viveza para dejar en el camino a los rivales, se amoldaron de una manera perfecta con el “ooooole” que retumbaba en el Monumental. Para colmo, en el segundo tiempo estrelló un cabezazo en el poste y hasta convirtió un gol que fue invalidado por un polémico fuera de juego.

El 27 de abril, River venció en condición de visitante al Ferro de Griguol por 1 a 0, y comenzaba ahí el romance entre el Príncipe y su letal pegada desde los doce pasos. Con la frialdad y la categoría de un experto, Enzo convirtió el primero de sus 137 goles en la Banda.

El andar de River en ese Torneo Nacional, se iba a cortar en cuartos de final ante el Argentinos Juniors de Angelito Labruna. El resto del año fue muy malo. El Millonario quedó penúltimo.

Quedaba claro que el nivel del equipo fallaba en conjunto, porque paralelamente Enzo se consagraba campeón con Uruguay de la Copa América.

1984 llegaba con el fuerte rumor de que el Enzo podía migrar al fútbol colombiano. Sin embargo, el uruguayo se quedó (ese amor innato que uno siente por los colores ¿no?), River llegó a la final del Nacional y obtuvo un digno cuarto puesto en el Campeonato. 

Tuvo la chance de irse, y no lo hizo. Ese año, fue sin duda la catapulta para que el Príncipe, ya amoldado y cómodo con la Banda que le cruzaba el pecho, explotara en el Más Grande y arrancara en 1985 los años dorados que nos hacen recordar, aún hoy en día, el grito de “U-ru-guayo, u-ru-guayo” que le pertenece a uno sólo. Enzo Francescoli.

+ Jugadas, goles, pinceladas del eterno Enzo Francescoli.

 

 

+ Ranking con los máximos goleadores de River Plate.

Ranking goleadores River


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar