Cargando...

Lo perdió dentro y fuera del campo de juego

Lo perdió dentro y fuera del campo de juego

Lo perdió dentro y fuera del campo de juego

POR ALOPEZ

River fue superado por Godoy Cruz en todo nivel, individual, grupal y táctico, y sumó su primera derrota en el campeonato. Cavenaghi abrió el marcador con el primer grito desde su regreso, pero Grimi y Rodríguez dieron vuelta el partido en pleno Monumental.


Quedó a merced de un rival que supo desde el principio a qué venía al Monumental, que entró a la cancha sabiendo que el agobio que le genera el promedio no es tan grande como la necesidad de River de ganar o ganar en condición de local. Entonces, más allá del traspié del inicio, no se impacientó e hizo su juego.


Así fue como el 1-0 de Cavenaghi, asistencia por medio de Carlos Carbonero, pasó de ilusionar a convertirse en una mera circunstancia del encuentro. Es que el equipo de Ramón Díaz, que presentó un nivel individual alarmante desde varios de sus jugadores (desde Pezzella y Ponzio principalmente), casi no logró vulnerar el mediocampo y la defensa rival.


Generar, generó, es cierto, pero solo lo que el conjunto mendocino le concedió. A sabiendas de la necesidad de River, Godoy Cruz le entregó el protagonismo y lo esperó. Y en más de una oportunidad hasta sufrió esa búsqueda incesante del equipo de Ramón. Pero en ningún momento perdió la brújula: cerró bien a su última línea, que anuló a Lanzini y evitó la conexión entre Teo y el Torito; y se aferró a ese mediocampo que, tal como había anticipado Pablo Lavallén en La Página Millonaria, estuvo planificado para quitar y contragolpear.


Entonces, si bien River fue e intentó, sufrió más de lo que provocó. La prueba de ello estuvo en la cantidad de veces que los delanteros mendocinos quedaron mano a mano con Barovero. En especial en el segundo tiempo, antes y después de la expulsión de Balanta.


Y para colmo de males, Ramón tampoco le encontró la vuelta tácticamente. Ojo, lo condicionó la lesión de Mercado y la roja del colombiano, por supuesto, pero igualmente sus cambios dejaron más nada que poco. Apostó por un Ferreyra por Vangioni que a esta altura pareciera surgir por decantación más que por convicción, y se acordó de pelear la mitad de la cancha cuando quedaban diez para el final, cuando metió a Ledesma y sacó a... Lanzini. En fin, una noche pareja tanto adentro como afuera.


 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar