Cargando...

Yo digo: "Valió la pena, River"

Yo digo: "Valió la pena, River"

Yo digo: "Valió la pena, River"

POR FRANCO BARRERA VIERCI

(San Luis - Especial) Un hincha puntano relató en exclusiva para La Página Millonaria cómo fue vivir este regreso accidentando y pasional de River a San Luis. Treinta años de espera por solo nueve minutos de amor que valieron la pena. Mirá, así se vive y disfruta a La Banda a la distancia.


Un día me enteré de un rumor, un chisme o un supuesto, como quieran llamarlo, sobre que a nuestra provincia humilde pero hermosa vendría River Plate. Después de largos 30 años, el club de mis amores vendría a jugar un amistoso, y no solo eso sino que también habría entrenamientos a puertas abiertas, dándome -al fin- la posibilidad de poder ver a grandes figuras y juveniles de cerca.


En ese momento se me erizó la piel, exploté de alegría. No podía creer que River vendría a mi provincia; estaba lejos de imaginar que eso fuera posible. Pero con el pasar de los días se confirmó el partido y viví uno de los días más felices de mi vida.


Me explotaba el pecho de orgullo, de emoción, por saber que el club más grande de Argentina venía a San Luis, al estadio de La Punta, Juan Gilberto Funes, con apenas 10 años de historia. Era increíble pero real, tan real que lo primero que hice fue conseguir entradas a toda costa.


Y a partir de ahí, los días se hicieron interminables. Hasta que llegó este glorioso 4 de febrero… Junto a mi papá, partimos tres horas antes para poder conseguir un buen lugar en la popular. Antes de entrar al estadio ya se empezaba a palpitar la emoción de ver a La Banda a meros metros de mis ojos. Era un sueño, aún más en el estadio de mi provincia.


Cantando con la hinchada de River, todo era una fiesta. Pero casi faltando 30 minutos para comenzar el encuentro, comenzó a lloviznar. Nadie se preocupó, la hinchada siguió cantando sin cesar.  Eso, el hecho de poder cantar con la hinchada fue electrizante. No podía creer lo que estaba viviendo.


La lluvia comenzó a acrecentar pero eso no nos importó, cantamos y saltamos igual. Y cuando entraron los jugadores fue una fiesta en todo el estadio: la emoción, euforia, orgullo y pasión colmó al Juan Gilberto Funes. Ver al plantel de River fue increíble. Barovero, Balanta, los pibes… fue un sueño.


Aunque lo mejor fue el gol. Explotó el estadio en una sola voz. Fue mágico y solo por eso, a pesar de la suspensión, valió la pena cada segundo, cada grito, cada aliento. Poder gritar un gol del Millonario, del club de mis amores, a la par de mis amigos, familiares y de la hinchada fue una experiencia única que espero que algún día se repita. Espero que vuelvan a visitarnos y podamos deleitarnos con el River que tanto amamos. Porque San Luis... San Luis también es de River.


Por Franco Barrera Vierci, para La Página Millonaria.


+ Fotos: Las imágenes del accidentado amistoso.



Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar