Cargando...

El primer Superclásico no colmó semejante expectativa

El primer Superclásico no colmó semejante expectativa

El primer Superclásico no colmó semejante expectativa

POR ALOPEZ

Pese a que cada uno tuvo su momento dentro del partido, ni River ni Boca hicieron lo suficiente como para adueñarse del primer gran duelo del 2014. Al equipo de Ramón le faltaron ideas en ataque y sufrió mucho en defensa, sobre todo en el primer tiempo. Y tampoco supo aprovechar el jugador de más durante todo el complemento. Ahora, a Córdoba.


Después de tanto esperar por este nuevo cruce superclásico, bien se podría decir que el duelo marplatense generó más en la previa que durante los noventa minutos. Es que ninguno de los dos equipos llegó a convertirse en el protagonista del encuentro que se disputó ante un José María Minella colmado por más de 32.000 espectadores.


En el inicio, Boca arrancó mejor que el Millonario, que sufrió la rapidez de los delanteros rivales y no los supo aguantar en defensa. Aún así, el conjunto dirigido por Carlos Bianchi tampoco generó jugadas como para preocupar a Barovero. Apenas un cabezazo de Giglioti a los 14 minutos y el posterior tiro libre de Sánchez Miño, que selló el 1-0 a los 19 de juego.


Después, el club de la Ribera perdió todo ese potencial con el que había empezado el duelo y River, casi sin proponérselo, fue creciendo. A los 24, tras un centro de Lanzini al corazón del área, Carbonero entró a la carrera con total soledad y desvió una pelota muy clara por encima del travesaño; y a los 25, luego de una gran triangulación entre Teo, Cavenaghi y Carbonero, llegó un centro de Ponzio para que el Torito la peinara y la colocara pegada al poste derecho de Orión.


Pero recién pudo festejar a los 41. En medio de una jugada repleta de rebotes, llegó una arremetida de Maidana contra el arquero rival y el 1-1 que trajo tranquilidad, no solo para reordenarse, sino también para intentar convertirse en el protagonista del encuentro. Pero a decir verdad, con un hombre más por la expulsión del Cata Díaz, River terminó regalando los segundos 45 minutos.


Boca resignó atacar y se cerró atrás con dos líneas de cuatro infranqueables para un Millonario al que todavía, como era de esperar, le sigue costando el inicio de la pretemporada. Una lástima, habrá que esperar a la revancha en Córdoba.


 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar