Cargando...

Me verás volver

Me verás volver
03/12/13VARIOS

Me verás volver

POR FLOPEZ

En lo que puede ser la antesala de su tercer ciclo en River, Revista 1986 realizó un emotivo repaso por la carrera del goleador que supo ser campeón y figura en sus primeros años como profesional y resignó plata, comodidad y tranquilidad para ser parte del equipo que sacó al Millonario del infierno. ¡Imperdible!


Por Germán Balcarce


A River lo lleva en la piel. Literalmente, desde que se hizo un tatuaje en el abdomen con la leyenda "En las malas mucho más", acompañada por el número 14. Ama a los colores. Y no se trata de un amor de primavera, a pesar de que su nacimiento fue un 21 de septiembre, sino de un pacto eterno de fidelidad hacia la banda roja.


Como a las palabras se las lleva el viento o, en su defecto, la ausencia de memoria, Fernando Cavenaghi hizo lo que tal vez nadie haya hecho en la historia del fútbol. Para regresar a Núñez, unos días después del descenso a la B Nacional y con Daniel Passarella como presidente -el mismo que como DT lo echó del vestuario-, rescindió dos contratos suculentos. Primero, finalizó abruptamente su préstamo en el Inter de Porto Alegre, donde tenía como compañero a Andrés D'Alessandro. Luego, una vez instalado en Francia, negoció con los dirigentes del Girondins Bordeaux para que lo dejaran marcharse. Nada de amor francés, ni un poco. El corazón suplicaba la vuelta al Monumental. Y lo que parecía inverosímil en cuanto a los números, terminó cumpliéndose gracias a la insistencia. Entonces, en julio de 2011, tras siete años de experiencia en el exterior, el Torito emprendió el retorno junto con su gran amigo Alejandro Domínguez.


Cumplió con su misión de devolverle a River su lugar en la máxima categoría, contribuyendo a fuerza de goles (19) y portando el brazalete de capitán. Sin embargo, una decisión conjunta entre Matías Almeyda y el Kaiser, considerándolo prescindible, hizo que Cavenaghi quedara relegado a menos de 365 días después de su vuelta. Ni siquiera tuvo la posibilidad de hablar para un nuevo contrato. 


Resignó una fortuna y el confort europeo para pelearla en las canchas de todo el país. Desde San Salvador de Jujuy hasta Puerto Madryn, pasando por el humilde y caluroso vestuario de Almirante Brown. Sin prejuicios ni divismos propios de un futbolista salvado. Amor en estado puro. Ese mismo amor que jamás quedó atrás y que nuevamente, atraviesa una etapa de enamoramiento, luego de que finalizara el vínculo con el Pachuca de México. El tira y afloje de cada relación. Aunque, seguramente, con un final feliz. Porque el Operativo Cavegol ya está en marcha. A partir de la segunda quincena de diciembre, de no mediar sorpresas ni inconvenientes de último momento, estará de regreso en River.


Para leer la nota completa entrá al Kiosco Virtual de la Revista 1986 haciendo click acá.


La tapa de Revista 1986:



+ Ranking: Votá a Fernando Cavenaghi en la batalla de ídolos.


 



Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar