Cargando...

Jugar como equipo chico le salió bien

Jugar como equipo chico le salió bien

Jugar como equipo chico le salió bien

POR FLOPEZ

Fiel a su costumbre antifúbol, Boca hizo el negocio que le dio resultados a lo largo de su historia. Se cansó de hacer tiempo desde el primer minuto con la complicidad de Delfino, que recién castigó a Orión en tiempo de descuento.


Que quede claro: River perdió por sus propias falencias -y la mala fortuna- que quedaron nuevamente al descubierto en el Monumental. Pero el Millonario jugó el Superclásico contra un equipo supuestamente grande que jugó como un club chico.


Está claro que el Millonario fue, es y será el Más Grande en parte por la exigencia de jugar bien además de ganar. Para Boca, la primera no es una obligación, ya que juega a ganar como sea. Y quedó establecido en el Monumental.


Fiel a su costumbre antifútbol, el equipo de Bianchi hizo tiempo desde que el partido estaba empatado, y ni hablar cuando se puso en ventaja. Caídas exageradas, quejas sólo para perder segundos, todo ante la complicidad de Germán Delfino.


Se tiraron al piso Riquelme, Gigliotti, Orión dos veces, el Cata Díaz y Gago. Pero ninguno salió lesionado. ¿El árbitro? Bien, gracias. Decidió amonestar al arquero en tiempo de descuento, sólo para que la estadística dijera que Orión terminó con amarilla.


Boca es eso. Un equipo supuestamente grande que consigue resultados a base de planteos mezquinos y pensamiento de equipo chico. Lo triste es que se llevó otro buen resultado de Núñez ante un River que no supo contrarrestar la nefasta actitud bostera.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar