Cargando...

"Ganarle a Boca en el último minuto es lo mejor que hay"

"Ganarle a Boca en el último minuto es lo mejor que hay"

"Ganarle a Boca en el último minuto es lo mejor que hay"

POR LVAQUILA

(Incluye video) Pinino recordó lo que es enfrentar a Boca y convertirle goles. Además, contó cuál era su gran cábala frente al eterno rival y qué gol le quedó grabado en la memoria.










A la hora de hablar del Superclásico y de las victorias del Millonario es inevitable no recordar a Ángel Labruna y Pinino Más. Ambos son los dos máximos goleadores de River en estos trascendentales enfrentamientos. 


“Le hice trece goles a Boca y Ángel Labruna veintidós, eso es un recuerdo muy lindo para mí. Tenerlo en ese momento a Ángelito, que para mí fue como un padre, fue importante por los consejos que me dio. Gracias a él soy lo que soy: el segundo goleador en la historia de River y en la historia de los Superclásicos”, contó Oscar Más, en una nota exclusiva con La Página Millonaria, sobre su racha goleadora frente Boca Juniors.


Pinino no solo tiene la particularidad, como Labruna, de convertirle goles a clásico rival sino que también era muy supersticioso. “Me iba al fondo del micro y me fumaba un cigarrillo. Siempre se me dio así, hice muchos goles en la cancha de Boca; me fue mejor ahí que en la cancha de River en el sentido de los goles. Tenía esa cábala que no me la podía sacar nadie”, explicó sobre su eterna cábala.


Más tuvo una cualidad que lo destacaba, casi siempre que convirtió Boca no festejó. Dentro de esto se destaca el partido donde La Banda cortó once años sin ganarle a los de la Ribera y les amargó el festejo de su aniversario. “Ganamos tres a uno, con dos goles míos y otro de Ermindo Onega. Era el cumpleaños de Boca y ese día se lo amargamos. Es un recuerdo muy lindo. Ese equipo era un equipo de hombres, de guapos, eso se dio para que las cosas salgan tan bien”, relató.


“Hay que jugarlos a muerte, en el sentido de defender la camiseta a morir. Hay que trabar con la cabeza. A Boca hay que jugarle con los dientes apretados y si le podés ganar a los 48 minutos, mejor”, explicó a la hora de decir cómo se deben jugar los clásicos contra los Xeneizes. 


Trece goles a Boca, doce por partidos oficiales y uno en un amistoso, eso hace que el Mono sea el más indicado para explicar qué se siente convertir en un Superclásico: “Los goles los querés cantar con la gente, querés abrazarte con la gente cuando los hacés y más cuando son a Boca”.


Por último, el histórico goleador eligió cuáles son los goles que más disfrutó frente al eterno rival. “Los dos goles que más me gustaron fueron los que les hice cuando ganamos 5 a 4 en cancha de Vélez. Fueron fundamentales porque íbamos ganando 2 a 0 y pasamos a perder 4 a 2. Hice los dos goles de cabeza y en los últimos minutos ganamos con gol de Morete. Ganarle a Boca así a último momento es una cosa muy hermosa, muy linda”, destacó. 


 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar