Cargando...

75 años alentando al Más Grande

75 años alentando al Más Grande

75 años alentando al Más Grande

POR AGOSENDE

(Incluye galería) El Estadio Monumental está celebrando su 75° aniversario. Fue el sueño de Antonio Vespucio Liberti, llevado a cabo por los arquitectos Aslan y Ezcurra. Escenario de la gloria riverplatense y sede de la Selección Nacional. 


Del utópico y peleado sueño del gordo Liberti, a la realidad de construir el estadio más grande de Argentina y uno de los más reconocidos en el mundo entero. El aliento verborrágico y apasionado de los hinchas vibra en las paredes del Monumental desde hace 75 años.


Si bien el amor por la Banda Roja nació en 1901, tuvieron que pasar varios años para que el club más importante y popular de la Argentina tuviera la cancha que merecía. Aquellos tablones del coqueto estadio de Alvear y Tagle resultaban insuficientes para el desborde de amor riverplatense. Además, el alquiler del predio era muy caro y los ojos de Antonio Vespucio Liberti se depositaron en unos terrenos de la costa cenagosa del Río de la Plata.


“Loco e irresponsable”. Así calificaban al por entonces presidente de la institución cuando decidió emprender el proyecto de construir un nuevo estadio en aquellas tierras inhóspitas, pantanosas, ganadas al Río de la Plata, que eran consideradas despectivamente como "el bajo" marginal.


Pero Liberti estaba convencido de su sueño y llevó adelante un concurso para construir un estadio con pista de atletismo, completamente hecho en hormigón armado, con instalaciones deportivas anexas, y que contemplara la posibilidad de llegar a una capacidad de 120.000 espectadores.


José Aslan y Héctor Ezcurra, con la ayuda del dibujante Fidias Calabria, ganaron el concurso y tuvieron la difícil misión de convertir aquel sueño en realidad. Ante todo, se pidió la contribución de los socios y un préstamo al gobierno nacional de 2.500.000 pesos argentinos. Aún así, el presupuesto era insuficiente y se debió posponer la construcción de la tribuna norte para varios años después. Se tardó sólo dos años en construir las tres tribunas restantes, tiempo récord teniendo en cuenta la dificultad que brindaba el terreno. En total se construyeron 50 kilómetros de gradas, a base de 26.000 metros cúbicos de hormigón y 3.000 toneladas de acero. Si se hubiera tardado más tiempo, la obra hubiera costado 3 veces más debido a los cambios de costos de materiales por la Segunda Guerra Mundial.


El 25 de mayo de 1938 se realizó un solemne acto inaugural, en el que las autoridades recibieron la bandera argentina y se entonó el Himno Nacional ante la presencia de miles de socios. Pero el gran estreno llegó 24 horas después, el 26 de mayo. Frente a 68.000 espectadores, River le ganó 3-1 a Peñarol de Uruguay. Se inauguraba un estadio. Nacía un mito.


La segunda casa del hincha Millonario sufrió dos modificaciones a lo largo de su historia. En 1958 se cerró la herradura inferior gracias a la venta del inolvidable Enrique Omar Sívori. Y en 1978, la superior, con el objetivo de que ser la sede principal de la final de la Copa del Mundo en Argentina. En aquella reforma, las tribunas laterales se convirtieron en plateas y la capacidad se redujo de 100,000 a 76.609 espectadores. La Selección de Menotti se consagró campeona del mundo y, desde entonces, el estadio de River Plate ha sido la sede principal de los partidos internacionales de la Celeste y Blanca.


En 1986 se hizo un acto de justicia y el Monumental recibió nombre, justamente de el su creador: Antonio Vespucio Liberti. Aquel año, lleno de gloria para todos los riverplatenses, River ganó su primera Copa Libertadores ante más de 80.000 personas, lo que se repitió en 1996 en otro partido frente al América de Cali.


Pero el fútbol no es todo. El Monumental ha sido y sigue siendo el templo más buscado para la presentación de las más grandes bandas de rock de todo el mundo. Los Rolling Stones, AC/DC, U2, Eric Clapton, The Police, Paul Mc Cartney y Roger Waters, entre otros, fueron protagonistas de espectáculos inolvidables en el seno mismo del mejor estadio del país.


Hoy, 75 años después, Liberti tenía razón. De su “loco” sueño de tener un estadio para decenas de miles a una realidad en la que las butacas escasean cada domingo, porque aunque suene descabellado, hoy el Monumental queda chico. Pero gracias a visionarios como Liberti, el Monumental albergó durante 7 décadas el mejor fútbol argentino. 75 años alentando al Más Grande.


No te pierdas las mejores imágenes del Monumental:





Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar