Cargando...

Edad Superclásica: polémica sin fundamentos

Edad Superclásica: polémica sin fundamentos

Edad Superclásica: polémica sin fundamentos

POR AGOSENDE

Pese a que en las declaraciones post Superclásico Carlos Bianchi festejó el empate argumentando que fue un gran partido de los “pibes”, en el once inicial de cada equipo Boca tenía un plantel más grande en edad que River.


La mentira se acabó. La costumbre del histórico rival de siempre tener una excusa para intentar salir bien parado tras un Superclásico volvió a quedar trunca. Esta vez el argumento fue que los jugadores de Boca eran mucho más jóvenes que los del Millonario y que en estos partidos la experiencia cuenta. Pero, ¿cuál era el promedio real de cada equipo?


“¡Vamos, vamos los pibes!”, cantaban los hinchas locales en La Boca. Sn embargo, el equipo que marcha decimoctavo en el Torneo Final y que está realizando la peor campaña de su historia, salió a enfrentar a River con un plantel que promediaba los 25,81 años, superior a los 25,09 de La Banda.


Los más grandes, que fueron precisamente los autores de la jugada del empate, fueron Walter Erviti y Santiago Silva, ambos con 32 años, mientras que el más joven era Federico Bravo, de 19. Por su parte, el equipo que puso Ramón en cancha contaba con el Lobo Ledesma como estandarte, 34 años, y varios jugadores juveniles, como Juan Manuel Iturbe (19), Manuel Lanzini (20), Eder Álvarez Balanta (20) y Leandro González Pirez (21). Ellos, junto al resto del equipo, alcanzaban un promedio de edad inferior al de Boca.


Claramente, desde la otra vereda (y desde ciertos "expertos" en la confusión) se trató de instalar una polémica rebuscada, sin sentido, falaz. Pero los números fríos se ocuparon de mostrar la realidad. Otro ejemplo más de la clásica victimización de Boca, su DT y su entorno de eternos aduladores.


River no pudo ganar un partido en el que era favorito, pero por juego y presente; jamás por "edad".  Pero el eterno rival no supo ganar en su estadio y, más allá del ingreso de algunos juveniles en el último tramo del segundo tiempo, que tampoco hicieron variar demasiado el promedio de edad del equipo, quiso imponer en la opinión pública un nuevo argumento para festejar el empate. Un argumento carente de fundamento.


Este mediodía, en plena conferencia, Ramón Díaz cerró esta insólita "polémica" ofreciendo unos caramelitos para los "pibes" de Boca.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar