Cargando...

Los goles que no se hacen en un arco...

Los goles que no se hacen en un arco...

Los goles que no se hacen en un arco...

POR FLOPEZ

(Incluye video) River se perdió tres chances clarísimas y lo pagó muy caro. Al igual que en partidos anteriores, la falta de puntería le terminó jugando una mala pasada al Millonario.


"Obviamente hay muchas cosas para mejorar". Ramón Díaz sabe que el equipo tiene varias falencias, y una de las mayores es la falta de eficacia en ataque, que quedó evidenciada nuevamente ante Quilmes.


Tomando sólo las oportunidades claras, River tuvo tres opciones en el primer tiempo para abrir el marcador. Primero por un tiro de Juan Manuel Iturbe que se fue desviado. Después, la más clara, un cabezazo de Gabriel Mercado dio en el travesaño. Finalmente, Manuel Lanzini cabeceó en el borde del área chica, pero no pudo embocarle al arco.


Ya en el segundo tiempo, el Millonario pudo hacer el primero gracias a Eder Álvarez Balanta quien, paradójicamente, aprovechó las únicas dos situaciones que tuvo desde que debutó en Primera.


Para el final quedó el mano a mano que desperdició Rogelio Funes Mori y que provocó la desilusión cuando Carlos Maglio pitó el final del partido segundos después de la jugada.


Los números también muestran las fallas a la hora de atacar: entre todos los delanteros suman cinco goles en once fechas (más un partido de la Copa Argentina). Poco, muy poco.


Además, el Millonario ganó seis partidos en el Torneo Final (Belgrano, Estudiantes, Tigre, Colón, Racing y Godoy Cruz) y, a excepción del triunfo en Avellaneda, en todos lo hizo sólo por un gol de diferencia.


Pensando en el futuro, y sin tener en cuenta la frase hecha que indica que "un River-Boca es un partido aparte", la defensa del eterno rival es una de las más goleadas. Ramón deberá trabajar y mucho para que los delanteros hagan lo que mejor saben hacer y River deje de desperdiciar situaciones.







Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar