Cargando...

Al final, prevaleció la paternidad

Al final, prevaleció la paternidad

Al final, prevaleció la paternidad

POR ALOPEZ

Cuando parecía que se quedaba y sufría más de lo esperado, River le ganó a Racing por 2-0 y se volvió a prender en lo más alto del torneo. Pirez y Lanzini, de manera agónica, fueron los goleadores de La Banda en Avellaneda. Además, estupendo debut de Álvarez Balanta.


Sufrió, pero ganó y merecidamente. El equipo de Ramón fue hasta el Cilindro de Avellaneda con la necesidad imperiosa de volver a sumar de a tres para no caerse definitivamente de la lucha por el campeonato. Atrás, la racha adversa de los cuatro puntos logrados de los últimos doce disputados. Adelante, el irregular Racing de Zubeldía, la adversidad de los dos años sin ganar un clásico oficial y la maldición de las lesiones.


Pero a decir verdad, River extrañó poco y nada a sus lesionados o a sus capitanes. Salió al campo de juego con la ambición de revertir la imagen y, por momentos, lo hizo a la perfección: controló la pelota, tocó, no se desesperó por atacar a toda costa y con un cabezazo impecable de González Pirez se puso rápidamente en ventaja.


Además, no tuvo mayores problemas en defensa, de hecho Racing no generó ninguna jugada de peligro, y ganó el mediocampo a pesar de la soledad de Ledesma. Mantuvo el control del juego hasta tres cuartos de cancha, con mucho toque y pivoteos de los delanteros, pero falló en el pase final, en la asistencia vertical hacia los atacantes. Aun así, su superioridad en la primera mitad fue irrefutable.


Sin embargo, en el complemento terminó sufriendo más de lo esperado. Si bien tuvo diez minutos electrizantes y generó chances de gol, con una definición de Vangioni que se fue desviada al córner, el increíble remate de Sánchez por encima del travesaño y la gran asociación de Sánchez, Lanzini y Mora que el uruguayo terminó despilfarrando desde el punto del penal, River dejó crecer a Racing y casi lo terminó pagando muy caro.


El cabezazo de Zuculini en el travesaño, el gol anulado a Cámpora y el remate a colocar de De Paul fueron la clara prueba de ello. Pero ahí, en el instante en el que pesan las camisetas y juega la historia, River hizo alarde de su paternidad y terminó definiendo el encuentro con un gol de Lanzini a lo Pipino Cuevas en el Monumental, para volver a prenderse a lo más alto del campeonato y demostrar que -cuando quiere- puede dar pelea.


GOLES: Reviví los goles de Pirez y Lanzini en Avellaneda.


CALIFICÁ: Puntuá a los jugadores de La Banda ante Racing.


FOTOS: Las primeras imágenes de la gran victoria en el Cilindro.


JUGAGOR x JUGADOR: El análisis de cada integrante de La Banda.


VIDEO: La similitud en el gol de Lanzini con el del Pipino Cuevas.


 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar