Cargando...

Almeyda, en una auténtica encrucijada

Almeyda, en una auténtica encrucijada

Almeyda, en una auténtica encrucijada

POR GBALCARCE

El Pelado no está en los planes para jugar ante All Boys, pero los hinchas desean que llegue en condiciones físicas y futbolísticas para el Superclásico. Sin embargo, el volante de 36 años aún no sabe si es conveniente participar contra Boca a riesgo de exponer definitivamente su carrera como profesional.


Cada día, cada hora y cada minuto representan un momento especial en la cabeza de Matías Almeyda. A los 36 años, disfruta a pleno del sentimiento que tiene la gente de River hacia él y cada vez que puede retribuye las muestras de cariño, tal como sucedió la semana pasada cuando la Filial San Martín decidió bautizarse con el nombre del ídolo, quien durante dos horas firmó montones de autógrafos y aceptó cada pedido para que los fanáticos se llevaran una foto.


Más de un hincha le debe haber pedido que en el Monumental sea uno de los emblemas contra Boca, pero la realidad indica que la titularidad de Almeyda no está garantizada. El martes pasado, el Pelado jugó 23 minutos en la práctica que se desarrolló en espacios reducidos. Tuvo un contacto permanente con la pelota e incluso dio varias indicaciones, aunque evitó la fricción en el momento de trabar por el balón.


"Si fuera por él, juega", le contó una voz del cuerpo técnico a La Página Millonaria en Mendoza, pero la situación cambió de acuerdo a la evolución y el propio Almeyda se encuentra en una auténtica encrucijada. Está claro que su deseo es jugar y hasta llegó a decir que es capaz de olvidar sus dolores para estar en el Superclásico, aunque también quiere integrar el plantel en 2011 y si llega a sufrir una nueva lesión seria, colgará los botines.


En consecuencia, Almeyda evalúa una y otra vez lo que le conviene hacer. Angel Cappa lo considera un jugador determinante desde la experiencia que transmite dentro y fuera de la cancha, por eso confía en que el mediocampista está apto para tomar por sí solo la decisión de ponerse a disposición para recibir a Boca. De todas formas, el Pelado es consciente de que los plazos de recuperación aún no son óptimos.


Los sentimientos encontrados son muy fuertes para el Pelado. Su pasión por los colores que ama y las ganas de devolver el afecto en el Superclásico son enormes, pero también entiende que a su edad una nueva lesión demandaría un período de rehabilitación muy extenso, por eso en este momento sus ideas desembocan en un interrogante concreto. ¿Vale la pena dejar la sensatez de lado y arriesgarse en el partido más esperado o es mejor asegurarse otro semestre con la camiseta de River?


Imagen: FotoBaires / Archivo.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar